Es gobierno iraquí sigue demostrando al mundo que condena toda manifestación terrorista, tanto en su país como en el exterior, más aún si es un mismo iraquí, penalizando a este con el debido procedimiento que establece la ley constitucional de su Estado. El tribunal de Irak penalizó el martes a yihadista belga, un iraquí que amenazó a Europa en vídeos de propaganda, Tarik Jadaoun, conocido por su nombre de guerra Abu Hamza al-Beljiki, quien se declaró anteriormente no culpable de una amplia gama de terror, insistiendo en que se había perdido y suplicaba misericordia.

El Tribunal de Bagdad

Nacido en 1988, Jadaoun quien fue capturado en el exbastión de ISIS en Mosul en agosto, se presentó ante el tribunal de Bagdad vestido con un uniforme beige de la prisión con la cabeza rapada y bigote tupido. La audiencia duró menos de 10 minutos, con un juez que lo sentenció a ser ahorcado hasta la muerte, después de que Jadaoun se negara a defenderse tras ser leídos los cargos.

Jadaoun, quien tiene raíces marroquíes, dijo en una primera audiencia el 10 de mayo que fue forzado por uno de los principales comandantes de ISIS a aparecer en vídeos amenazando con ataques contra Bélgica y Francia .

El metraje vio a Jadaoun ganar el apodo de el nuevo Abaaoud, después de su compatriota Abdelhamid Abaaoud, uno de los organizadores de los ataques de noviembre de 2015 en París. Anteriormente, los investigadores alegaron que Jadaoun estaba a cargo de los cachorros del califato: unos 60 niños de entre ocho y 13 años que recibieron entrenamiento intensivo de aptitud y armas.

En total, los tribunales iraquíes condenaron a muerte a más de 300 personas, incluidas docenas de extranjeros, por pertenecer a la ISIS, dijeron fuentes judiciales el mes pasado.

Condenas a cadena perpetua desde enero

Desde enero, unos 100 ciudadanos extranjeros han sido condenados a muerte en Bagdad y unos 185 a cadena perpetua, dijeron las autoridades. Miles de combatientes extranjeros de todo el mundo acudieron en masa a la bandera negra de los yihadistas cuando el grupo se apoderó de Irak y Siria en 2014.

Desde entonces, su autodenominado "califato" ha sido reducido a un territorio de desierto en el este de la Siria devastada por la guerra. Significativamente ha sido mucho dolor de cabeza para sus gobiernos de origen el destino de aquellos que sobrevivieron intensos ataques terroristas de diversas fuerzas contra el Estado Islámico, que a menudo están más desfavorecidos de verlos regresar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más