El presidente Donald Trump planea enviar al ejército a proteger partes de la frontera con México hasta que pueda construir el muro que él desea y endurecer las restricciones de la inmigración. Lo que el presidente espera es acabar con los inmigrantes que ingresan al país ilegalmente, y para ello está haciendo todos sus esfuerzos.

En declaración el presidenteTrump lo anunció

"Tenemos leyes malas para nuestra frontera, y vamos a hacer algunas cosas, he estado hablando con el General Mattis, vamos a hacer las cosas militarmente", dijo Trump en la Casa Blanca, sentado al lado del secretario de Defensa en una reunión con los líderes visitantes de las naciones bálticas.

"Hasta que podamos tener un muro y una seguridad adecuada, vamos a proteger nuestra frontera con los militares. Ese es un gran paso. Realmente no hemos hecho eso antes, o ciertamente no mucho antes".

No quedó muy claro los comentarios del presidente, ni cuál será la razón del despliegue de tropas estadounidenses para patrullar o incluso sellar la frontera en un momento en que el número de personas detenidas cruzando ilegalmente está en su nivel más bajo.

Por lo general, la ley prohíbe a los militares en servicio activos llevar a cabo funciones nacionales de cumplimiento de la ley, como detener a personas en la frontera. En cambio, los presidentes anteriores han desplegado tropas de la Guardia Nacional [VIDEO] para actuar en papeles de apoyo en la frontera con México

Los presidentes anteriores

Los presidentes de Estados Unidos han ordenado a las fuerzas de la Guardia Nacional ir a la frontera.

Por ejemplo, al mando del presidente George W. Bush, las fuerzas de la Guardia Nacional de los 54 estados y territorios de Estados Unidos fueron utilizadas entre 2006 y 2008 para asuntos como el análisis de inteligencia relacionado con la frontera, pero no tenían un rol directo en la aplicación de la ley, según el Pentágono.

Críticas

El lunes, el presidente republicano criticó duramente a los demócratas por la inmigración y nuevamente presionó a los legisladores de los Estados Unidos para que promulguen una ley que permita construir el muro fronterizo prometido, entre los Estados Unidos y México.

A pesar de meses de esfuerzos, no ha surgido un acuerdo de inmigración en el Congreso liderado por republicanos, donde no se espera que los legisladores aprueben mucha legislación importante antes de las elecciones parlamentarias de mitad de período de noviembre.

Algunos miembros del Congreso dijeron que estaban incómodos con la idea de usar el servicio militar en la frontera. El senador demócrata Brian Schatz dijo que Trump debería pedir la aprobación del Congreso.