Tras cinco días continuos de protesta en la nación centroamericana, en contra de las políticas anunciadas por el primer mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, la situación se agrava exponencialmente; más de diez muertos y decenas de heridos es el saldo que se maneja hasta la fecha.

Al menos diez muertes por la represión

El presidente nicaragüense Daniel Ortega, ordenó el despliegue de las fuerzas militares en varias ciudades del país, a fin de dar protección a las distintas sedes de los entes públicos, en vista de que el pasado viernes fueran atacados por los protestantes.

El accionar represivo de los militares ha generado la muerte de al menos 10 personas, incluido el periodista Miguel Angel Gahona, quien falleció tras recibir un disparo por arma de fuego en la cabeza cuando daba cobertura a las manifestaciones de protesta.

Pronunciamientos de la iglesia

El obispo auxiliar de la ciudad de Managua, Silvio Báez, denunció y deploró que los efectivos militares arremetieran con excesiva violencia en contra de los jóvenes que protestaban en las afueras de la parroquia de Santiago, Jinotepe.

Por su parte, el Papa Francisco manifestó su preocupación por los hechos acaecidos en los últimos días en Nicaragua; el Sumo Pontífice, lamentó las victimas fatales producto de los disturbios y la represión gubernamental. Bergoglio, hizo un llamado al cese de la violencia, a evitar el derramamiento de sangre y a solventar pacíficamente el conflicto.

Llamado al diálogo

Ortega, luego de una notoria ausencia en los medios durante los primeros días de protesta criticó a los manifestantes e instó a los empresarios privados a sostener un diálogo ante la crisis de violencia, petición que fue rechazada por el gremio de empresarios, quienes a su vez exigían el cese de las actividades represivas en contra del pueblo.

Policías detenidos

Tal como ha ocurrido en otros regímenes represivos, los efectivos que se niegan a cumplir la orden de reprimir al pueblo que manifiesta en las calles han sido arrestados. Al menos 50 agentes policías de una unidad de patrullaje de la ciudad de Managua se encuentran detenidos por esta causa. Esta situación deja entrever el descontento existente entre algunos integrantes de las fuerzas policiales de ese país.

La causa de las protestas

En relación al origen de las protestas, los manifestantes están en desacuerdo con la reforma al Seguro Social, en la cual se reducen las pensiones en un 5% y se aumentan las contribuciones de las empresas y empleados para el rescate del Instituto de Seguro Social Nicaraguense (INSS), sin embargo, también se señalan como causas de la protesta el aumento continuo en los precios del combustible, la impunidad policial, la desaparición de campesinos opositores al gobierno y la existencia de presuntos fraudes electorales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más