El mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega ha decidido anular la reforma de Seguridad Social, tras varios eventos de Protestas donde miles de manifestantes nicaragüenses salieron a las calles a protestar en contra de los cambios en la reforma de Seguridad Social. Estas protestas causaron grandes enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, y más de 30 personas murieron en los sitios del enfrentamiento.

Partes de la capital estaba sembradas de escombros después de los enfrentamientos, y el saqueo era evidente en las tiendas de Managua. En algunos lugares, los propietarios de tiendas montaron guardia fuera de sus instalaciones para evitar que los saqueadores ingresaran. Miles de nicaragüenses gritaban: “gobierno asesino” en medio de las protestas.

Se anuló la Reforma de seguridad social

Pese a la fuerte represión de las huestes del Frente Sandinista de Liberación Nacional y las agresiones contra las personas por parte de la policía, los manifestantes no dieron marcha atrás y continuaron con las protestas para que el gobierno eliminará la reforma de Seguridad Social que quería imponer.

Ante las grandes protestas, las críticas internacionales y los muchos fallecidos, el presidente de Nicaragua decidió echar para atrás los cambios que planeaba tomar en la reforma de Seguridad Social.

A través de un medio de comunicación televisado, el presidente dijo que retirará la controversial ley que pretendía reducir las pensiones un 5%. Con esta reforma el gobierno nicaragüense quería recaudar 250 millones de dólares.

En Managua la capital de Nicaragua todo entró en colapso debido a los violentos saqueos y a la tranca en las calles debido a que las personas querían comprar comida desesperadamente, ante la grave situación. Una de las personas fallecidas fue el periodista Ángel Ganoa, murió en la ciudad de Bluefields. Él transmitía en vivo cuando recibió un disparo.

Reacción del presidente de Nicaragua

Daniel Ortega dijo que lamentaba todos los acontecimientos y expresó su apoyo a la familia de los fallecidos, pero el presidente en sus declaraciones no hizo mención alguna de las decenas de muertos y de las agresiones por parte de la policía contra los manifestantes.

Ortega tuvo palabras duras para los manifestantes, acusándolos de actuar como pandillas que se "mataban entre sí".

El presidente Daniel Ortega llamó el domingo al pueblo nicaragüense a detener los actos de violencia en ese país. "Siempre lamentamos los actos violentos que se han producido y expresamos solidaridad a las familias de las víctimas, y hacemos un llamamiento al pueblo nicaragüense para que cese los actos de violencia".

Por su parte de México hizo un llamado al cese de violencia y a que surja un diálogo en Nicaragua.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) condenó la violencia en Nicaragua e invitó a una reconstrucción de convivencia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más