Las fuerzas militares continúan avanzando en los principales frentes en la Guerra de Siria. Por una parte el ejército turco y las milicias asociadas han dado un fuerte golpe en Afrin, mientras el régimen sirio avanza en las bolsas de Guta Oriental.

Turquía entra en Afrin sin apenas resistencia

El ejército de Erdogan y las milicias islamistas radicales que apoya el presidente turco han avanzado enormemente en las últimas horas en el cantón de Afrin [VIDEO]. Los militares han entrado en el centro de la ciudad de Afrin sin apenas resistencia por parte de los kurdos.

Los militantes kurdos del YPG se retiraron, junto a gran número de civiles.

De hecho, según imágenes aparecidas en redes sociales los turcos se han hecho con un importante arsenal kurdo. Sin embargo, según informa la Agencia Rudaw, los kurdos del YPG han cambiado de táctica y continuarán su lucha contra el ejército de Erdogan y los islamistas radicales en la región mediante guerrillas.

Erdogan no devolverá Afrin a Siria

Mientras tanto, los militares turcos han sacado las banderas turcas tras tomar la ciudad de Afrin, que ha sufrido durante los últimos días bombardeos por parte de Turquía, incluyendo el hospital de la ciudad. El YPG acusa a Turquía de querer realizar una limpieza étnica de kurdos con su invasión de Afrin.

La invasión turca del cantón de Afrin habría dejado centenares de fallecidos [VIDEO], entre ellos casi 300 civiles, centenares de milicianos del YPG y al menos 46 soldados turcos.

Turquía ha sido acusada, además, por parte de "Human Rights Watch" de disparar contra civiles que trataban de huir de Afrin hacia Turquía.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ya anunció hace varios días la inminente caída de la ciudad Afrin. También avisó de que no traspasaría la región al Gobierno sirio de Bashar Al-Assad.

Avances en Guta Oriental y visita de Al-Assad

Otro de los frentes importantes de las últimas semanas es el de Guta Oriental, donde las fuerzas sirias leales a Bashar Al-Assad se enfrentan a las milicias islamistas radicales.

El ejército sirio ya ha conseguido recuperar gran parte de Guta Oriental y ha dividido a las fuerzas islamistas radicales en varias bolsas de resistencia, las cuales se espera que desaparezcan en varios días o pocas semanas a lo sumo.

Además, en el día de hoy el propio Bashar Al-Assad se ha acercado a las zonas liberadas de Guta Oriental para apoyar a los soldados sirios y a la población de la zona, que ha estado durante años bajo el dominio de los grupos extremistas.