Cientos de miles de personas salieron a las calles en todo Estados Unidos y en todo el mundo el sábado para presionar por la reforma de las armas de fuego, tras el tiroteo mortal en una escuela secundaria en Parkland, Florida [VIDEO]. La protesta fue denominada "Marcha por nuestras vidas".

La ciudad de Nueva York no fue diferente, donde decenas de personas marcharon desde West 72nd Street hasta Times Square, creando una línea de 20 cuadras de largo.

Liderando el camino estaba el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, pero los dos no marcharon juntos y ni una sola vez se vieron hablando entre ellos.

Aun así, el diverso grupo de manifestantes marcharon y se unieron por una causa común. Se estima que 175,000 personas marcharon desde West 72nd Street a Times Square. Los manifestantes se extendieron por 20 cuadras marchando como forma de protesta por los últimos acontecimiento de violencia en las escuelas.

El gobernador Andrew Cuomo (izquierda) y el alcalde de la ciudad de Nueva York Bill de Blasio (extremo derecho) ayudaron a guiar a las personas por el camino.

Las diferentes consignas

Las consignas de las personas eran muy variadas, aunque todas con solo objetivo. Algunas de ellas eran: "¡Las pistolas matan gente!", "No hay necesidad de armas". La multitud también coreaba eslóganes como "NRA, sashay away" y "vota por ellos", en referencia a los políticos que no han actuado sobre las medidas de control de armas.

Y, por supuesto, abundaban los carteles, los cuales fueron muy creativos. Y todos estaban hartos de la indiferencia ante las circunstancias por parte del gobierno [VIDEO].

Los partidarios al movimiento que no marcharan también se alinearon en las calles, acordonados por barricadas de metal.

Paul McCartney también estuvo presente, marchando para honrar a John Lennon. "Uno de mis mejores amigos murió en violencia armada por aquí", dijo a CNN.

Alex Monroe

Alex Monroe, de 34 años, quien perdió tres miembros de su familia debido a la violencia con armas de fuego, también estuvo entre los manifestantes.

"Hoy llevo el botón de sobreviviente para honrar a mis seres queridos que fueron víctimas de la violencia armada", dijo Monroe. "Mi primo Xavier, que tenía solo 25 años, fue asesinado mientras se divertía con unos amigos en un bar en Misisipi, atrapado en el fuego cruzado, murió unos días antes del segundo cumpleaños de su hija", agregó Monroe.

Siguiendo con el testimonio dijo: "Mi tío Brian Monroe fue asesinado a tiros en su jardín delantero en Warner Robins, Georgia en 2003, y mi abuelo, que nunca conocí, pero que fue el primer policía negro en Wiggins, Mississippi, recibió disparos en 1969 mientras contestaba una llamada, dejando a mi abuela sola criando a 9 niños".

Monroe dijo que ahora trabaja para la organización Everytown for Gun Safety, con la esperanza de elevar las voces para que ocurra un cambio en este problema que esta teniendo el país.