Una declaración dijo que las tropas y los rebeldes sirios aliados también habían capturado "áreas de importancia crítica". Una fuente kurda confirmó que todos los caminos hacia la ciudad estaban siendo blanco de los bombardeos turcos. Según los informes, centenares de civiles huyeron de la ciudad hacia áreas cercanas controladas por el gobierno sirio el lunes por el temor de ser sorprendido por algún tipo de bombardeo, militares o terrorista.

Ofensiva contra los kurdos

El gobierno turco dice que YPG [VIDEO] es una extensión del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha luchado por la autonomía kurda en el sudeste de #Turquía durante tres décadas, y lo considera un grupo terrorista.n El YPG niega cualquier vínculo organizacional directo con el PKK, una afirmación respaldada por los Estados Unidos, que ha proporcionado armas y apoyo aéreo a la milicia y los combatientes árabes aliados para ayudarlos a combatir contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, en el Reino Unido sea creado un grupo de monitoreo el confirmó que las fuerzas lideradas por Turquía estaban sitiando a Afrin [VIDEO], 90 aldeas y un pueblo cercano el martes. El único camino estaba dentro del alcance del fuego de artillería turco y, por lo tanto, era intransitable, dijo. El portavoz de YPG, Nouri Mahmoud, reconoció que todos los caminos en el área fueron blanco del bombardeo turco, esto ha creado un suspenso y temor en la ciudadanía turca y de #Siria.

Turquía amenaza con limpiar a los combatientes de YPG que están desplegados en Manbij, un pueblo a 100 km (60 millas) al este de Afrin, como parte de las Fuerzas Democráticas Sirias respaldadas por Estados Unidos. El martes, el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, dijo que se había alcanzado un acuerdo con Washington para que el YPG se retire de Manbij y para que los soldados turcos y estadounidenses estén estacionados allí para "garantizar su seguridad".

Pero dijo a la agencia de noticias Reuters que Afrin estuvo rodeada "desde todas las direcciones", y que Turquía difundía noticias falsas para levantar la moral. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo al Consejo de Seguridad que la batalla por Afrin había "provocado un importante desplazamiento civil con informes de numerosas víctimas y daños a la infraestructura". Según la ONU Cerca de 324,000 personas vivían en el enclave kurdo antes de que comenzara la ofensiva turca, .

Los combates en el norte de Siria se produjeron cuando un grupo de civiles heridos y enfermos fueron evacuados de la Ghouta oriental, y que está bajo el asedio de las fuerzas gubernamentales. La televisión estatal mostró a personas en silla de ruedas y con muletas llegando al puesto de control de al-Wafideen, un día después de que el grupo rebelde Jaysh al-Islam dijo que había acordado con el aliado del gobierno, por su lado Rusia, comenzar las evacuaciones médicas.

Jaysh al-Islam luego enfatizó que no estaba negociando abandonar el Ghouta del Este y que continuaría luchando, a pesar de que el gobierno recuperó el 60% del enclave desde mediados de febrero y más de 1.100 civiles fueron asesinados.

La Media Luna Roja Kurda dice que más de 230 civiles, entre ellos 35 niños, han muerto y otros 688 han resultado heridos desde entonces. Lo cual era de esperar por el ejército turco, he negado el haber atacado a civiles o infraestructura civil, un término que usa para describir a aquellos que se han rendido, han sido capturados o asesinados.

#2018