2

Alrededor de las 10 pm (hora local de Venezuela) del pasado domingo 10 de diciembre, la Rectora y Vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Sandra Oblitas, ofrecía los resultados generales de las elecciones Municipales en Venezuela. Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP), principales partidos de oposición en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), decidieron no participar por falta de condiciones y llamaron a la abstención, por lo que el dato más espera era la participación total en los comicios. Con el 97% de las mesas escrutadas, el CNE anunció la participación de más de 9 millones de votos, un 47,32% de los 19 millones de votantes habilitados.

En las elecciones municipales del 2013, la participación fue del 58,92% y en las elecciones regionales del 2017, de 61%. Minutos después de que el CNE ofreciera el balance general de la jornada, el presidente Nicolás Maduro aseguró que el chavismo habría ganado “más de 300 alcaldías” de los 335 municipios del país. No obstante, hasta mediodía del día siguiente, el CNE sigue sin ofrecer los resultados particulares en su página web.

El chavismo también habría conquistado la mayoría de las capitales estadales. El PSUV se habría alzado con 23 de las 24 capitales, dice TeleSur, o con 20, reporta La NACIÓN de Argentina. La oposición habría mantenido, al menos, la capital del fronterizo Táchira (este), en donde también controlan la gobernación.

Maduro: “Tres elecciones en 140 días”

A mediados del 2017, el chavismo logró imponerse con la celebración de las elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), en las que la oposición tampoco participó.

A partir de ese momento, al oficialismo le quedó clara la estrategia a seguir. Maduro recordó, en su discurso de victoria, que es la tercera elección en la que el chavismo se alza como ganador en el 2017. La primera de ellas fue la de la ANC, una movida que generó una reacción negativa entre la comunidad internacional, expresada en sanciones del gobierno [VIDEO] de Estados Unidos y otras medidas que limitan la maniobra financiera de Venezuela.

A raíz de tal victoria interna, la ANC decidió adelantar las elecciones regionales, originalmente planeadas para el 10 de diciembre, al 15 de octubre. En ellas, el chavismo obtuvo 18 gobernaciones y logró subordinar a los gobernadores opositores a la plenipotenciaria Constituyente. Finalmente, las municipales fueron convocadas al 10 de diciembre: “Gracias a ustedes, a la ANC —recordó Maduro—, se convocó esta elección y podemos decir [que] fue acertado, fue justo y fue necesario”.

“Estamos cerrado un año 2017 en victoria”, sintetizó el mandatario.

Una victoria “anti-imperialista” que asegura que no volverán, según el discurso oficial, las protestas callejeras que incendiaron al país a mediados de año.

Resultados cuestionados

La duda de numerosos dirigentes en los resultados anunciados por el CNE se encuentra en el dato de participación, en unas elecciones que El Nuevo Herald calificó de apáticas. En su momento, una vez anunciados los resultados de la pasada ANC el 31 de julio, Smarmatic cuestionó los resultados al decir que hubo una manipulación de al menos un millón de votos.

El diputado no operativo de la Asamblea Nacional, dominada por la oposición desde el 2016, Luis Florido, uno de los artífices de la negociación con el gobierno que se lleva a cabo en República Dominicana cuestionó las cifras. "Nadie cree en esa 47%, es evidente que hicieron fiesta en las mesas que no estaban cubiertas. Operación dedo".

Oposición dividida: chavismo consolidado

Si bien los partidos más grandes de la oposición decidieron no participar, en todos los municipios se presentaron candidatos independientes o de organizaciones menores de la MUD. Entre los partidos que sí decidieron participar, el más grande de ellos fue Un Nuevo Tiempo (UNT), que buscaba especialmente la reelección en Maracaibo, capital del estado Zulia (noreste).

Estas elecciones terminan de dividir a la oposición, que se enfrentará pronto a la batalla de las elecciones presidenciales en el 2018. Con movimientos al interior del gobierno que consolidan su figura, Maduro ha adelantado que será candidato a la reelección y, con estos resultados favorables, se espera que el oficialismo decida adelantar las presidenciales al primer cuatrimestre del 2018. Usualmente, estas elecciones se celebran a finales del año.

A pesar de ello, la oposición todavía no parece tener una estrategia clara para enfrentar al chavismo. Se encuentra dividida entre un sector radical, que llama a no participar en ninguna otra elección y retomar las protestas callejeras que incendiaron al país a mediados del 2017, y un ala moderada, que intenta lograr ciertas garantías electorales y políticas en una negociación con el gobierno que sigue sin dar frutos. Lo cierto es que, con esta victoria, el chavismo consolida su poder local camino a las elecciones presidenciales, un elemento indispensable para el éxito de su maquinaria electoral, basada en el control social de una población cada vez más empobrecida.