Las negociaciones comerciales entre Europa y Reino Unido están en situación crítica en torno a tres ejes cruciales: las reglas comunes para evitar prácticas desleales ('level playing field'), la gobernanza y la pesca. Los Veintisiete quieren asegurar igualdad de condiciones en materia de competencia a ambos lados del Canal, que la flota europea pueda acceder a las aguas británicas en condiciones justas y una gobernanza que proteja el respeto de los acuerdos. Londres pide cesiones en ámbitos como el reparto de cuotas pesqueras en aguas británicas y la política de ayudas estatales que seguirá el Reino Unido tras el Brexit; sin embargo, los Veintisiete no cambiarán de enfoque, como pide Londres, pero están dispuestos a negociar para conseguir un acuerdo comercial.

Estado de las negociaciones

Las reuniones producidas en los dos últimos días entre el negociador de la Unión Europea, Michel Barnier, y su homólogo británico, David Frost, no han tenido avance en cuanto al acuerdo comercial. Barnier ha indicado este miércoles ante el pleno del Parlamento europeo que el acuerdo es posible si ambas partes "trabajamos constructivamente y con espíritu de compromiso durante los próximos días sobre la base de textos jurídicos".

Desde Londres, David Frost ha indicado que el diálogo con la Unión Europea es constructivo y que "seguirán en contacto".

Todo ello después de que este martes el primer ministro británico, Boris Johnson, haya realizado una reunión virtual con 250 empresarios británicos de sectores como la manufactura, el transporte y el comercio minorista, indicándoles que estuviesen listos para los cambios que se llevarán a cabo tras el Brexit. "Es vital que todo el mundo presente en esta reunión esté preparado, porque el cambio se va a producir", expuso el premier británico.

Posición de los Veintisiete

En el marco del pleno del Parlamento europeo celebrado este miércoles, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha explicado en la Eurocámara que Michel Barnier cuenta con el respaldo de los Veintisiete, que acordaron, en la reunión producida la semana pasada, negociar hasta el final un acuerdo comercial ambicioso y justo, pero no a cualquier precio.

Michel ha indicado que queda poco tiempo pero "estamos dispuestos a negociar sobre todos los asuntos y en base a textos legales". Y ha apostillado que la Unión Europea está preparada en caso de que no se llegue a un acuerdo.

El vicepresidente de la Unión Europea, Maros Sefcovic, también ha insistido en la necesidad de llegar a un acuerdo, ya que cada día que pasa es una "oportunidad perdida para dar con los compromisos necesarios". Sefcovic ha querido resaltar en su intervención ante el Parlamento europeo que, aunque se llegue a un acuerdo comercial, este no será aplicable si Reino Unido no cumple con la aplicación del Tratado de Retirada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!