En medio del Estado de Alarma provocado por el Coronavirus, lograr los apoyos suficientes en el Congreso de los Diputados no es el único obstáculo con el que se va a encontrar el Gobierno a la hora de sacar adelante los Presupuestos. Si el Gobierno logra, finalmente, los apoyos necesarios y consigue aprobar los Presupuestos en la sesión del Congreso de los Diputados, el gasto va a tener que ajustarse lo máximo posible, más de lo que estaba previsto en el momento en el que los mencionados presupuestos fueron diseñados.

El coronavirus ha tirado a la basura todos los cálculos realizados por Pedro Sánchez sobre el déficit

El problema que surge es el aumento de los gastos en ayudas sociales ante la crisis laboral y social que va a provocar el coronavirus en nuestro país. Por otro lado, se ha tenido que realizar un gasto inesperado en Sanidad y hay que hacer cuentas. Los presupuestos de hace dos meses ya no valen para nada ante la situación que va a tener lugar tras más de dos meses de confinamiento y un Estado de Alarma decretado para frenar la expansión de un virus que ha terminado con la vida de 27.000 personas. Igualmente, los cálculos de la mayoría de los economistas es bastante pesimista, hablando de la mayor destrucción de empleo desde el año 2008 o incluso, en algunos casos superando estas cifras en apenas un par de meses lo que hará que España pueda vivir la peor crisis de su historia.

Eso es un problema: si se gasta dinero y no se recauda, podría haber un serio dilema en muy poco tiempo.

La crisis del coronavirus ha tumbado el mejor año fiscal de España con 5.400 millones recaudados por la "tasa Google"

Sin el dinero extra que se esperaba para poder financiar la tan deseada revalorización de las pensiones, un aumento de las nóminas de los funcionarios del Estado o las medidas exigidas por Podemos para crear gobierno junto al Partido Socialista como pueden ser: más gasto en dependencia o en recuperación de algunos de los subsidios que desaparecieron durante la crisis económica del año 2008.

Nadia Calviño, actual ministra de Economía, aseguró que las medidas sociales van a aumentar la rentas de la mayoría de las familias y gracias a ello, el consumo.

Pero la gran pregunta es cómo esperaba el gobierno poder financiar todo esto si la senda del déficit va a ser mucho más restrictiva de lo que se esperaba en un primer momento.

La realidad es que el Gobierno esperaba llevar a cabo una recaudación récord después de que el año 2018 fue un año a nivel fiscal inmejorable y después de contar con los 5.400 millones recaudados gracias a la “tasa google”, la tasa que cubría las transacciones financieras o el aumento de algunos impuestos.

La "Tasa coronavirus" seria un aumento de IRPF en el caso de las rentas más altas

Finalmente, hoy mismo se ha pactado una subida del IRPF en el caso del capital y de las rentas más elevadas. Dicha iniciativa parlamentaria ha sido presentada por Unidas Podemos dentro de la comisión de reconstrucción, que inicia su trabajo este mismo jueves, y parece que contará con el respaldo del partido socialista.

Este es uno de los puntos del acuerdo al que habrían llegado Pedro Sánchez y el propio Pablo Iglesias para lograr lo que consideran una “fiscalidad progresiva” y como propuesta para llegar a un consenso en la Cámara Baja. El objetivo no solo sería implantar nuevos impuestos, sobre todo en el caso de las nuevas fortunas, también a los servicios digitales y a las transacciones financieras. La realidad es que el coronavirus está provocando más de un dolor de cabeza al provocar una subida de impuestos para ajustar el déficit lo máximo posible ante el aumento del gasto social de manera inesperada.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!