Según los primeros pronósticos para el 2019, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) estima que será de 100,3 millones de barriles diarios la demanda petrolera del planeta, lo que representa un aumento con respecto a este año que se estima en 98,85 millones de barriles diarios.

OPEP dice que guerra comercial influye en la demanda de petróleo

La organización advierte de eventos que pueden cambiar la situación, como por ejemplo la tensión entre China y Estados Unidos en cuanto a la aplicación de aranceles [VIDEO]. Esta guerra comercial es un elemento muy importante que influye en la economía global, lo que puede entorpecer un poco las estimaciones económicas mundiales.

La demanda petrolera puede variar en vista de que China y Estados Unidos tienen una economía muy influyente en el planeta entero y gran parte del consumo energético, bienes y servicios gira en torno a estos países.

Según el informe si las tensiones entre China y Estados Unidos disminuyen y el año que viene no se imponen aranceles la situación puede normalizarse. Si por el contrario esta guerra se complica, los aranceles pueden afectar la inversión, los capitales y hasta el consumo de muchos productos, lo que resultaría de manera negativa en la demanda energética.

OPEP puede equilibrar el mercado aunque hay países con baja producción

En caso de que aumente la demanda, países como Estados Unidos, Brasil, Canadá, Kazajistán y Australia están en capacidad de abastecer el mercado mundial ya que tienen una excelente producción de petróleo, a diferencia de países como Venezuela que deben mejorar significativamente su producción.

Por el momento el mercado tendrá suficientes recursos en lo que a petróleo se refiere incluso si la economía mundial mejora un poco y aumenta la demanda del crudo. La OPEP será un factor clave en estabilizar el mercado mundial, aunque es conocido que el efecto de la baja producción de petróleo venezolano [VIDEO] y de otros países ha incidido en el alza del precio del crudo.

El barril de la OPEP alcanzó los 76,34 dólares por barril en junio, y en mayo 77,19 dólares, siendo estos los valores más altos desde 2014. El recorte de Rusia y otros productores también ha influido en el alza del petróleo, aunque ya se han establecido pactos para aumentar la producción. Por ejemplo, Arabia Saudí incrementó su producción en más de 400.000 barriles diarios más que el mes anterior.

El reino wahabí y otros socios como Emiratos Árabes Unidos o Catar, contribuyeron a equilibrar el mercado debido a la ausencia de países como Venezuela quien era hasta hace poco uno de los mayores productores de petróleos a nivel mundial.