El Teletrabajo no ha logrado el objetivo que se buscaba. Muchas empresas españolas no han entendido la idea y lo han empleado de manera equivocada. Por esta razón, algunas empresas que habían decidido apostar por esta forma de trabajo, se han echado atrás; pero, una nueva tendencia empresarial ha llegado para crear tendencia.

Es el smartworking, o sea, trabajo inteligente.

¿Qué es el trabajo inteligente?

El trabajo inteligente aparece cuando una empresa crea un ecosistema que va a permitir a los profesionales donde van a poder decidir dónde van a realizar sus funciones. La decisión va a tener lugar por parte del empleado, que tiene un nivel de madurez profesional suficiente como para saber cúales son las reuniones que deben ser presenciales y cúales pueden ser realizadas, de manera virtual.

De esta manera, las empresas van a empezar a crecer en eficacia y productividad, gracias a la tecnología y van a dejar el poder en manos de los propios trabajadores.

Los expertos recomiendan a las empresas que flexibilicen más la autonomía de las personas -que lo valoran más que el hecho de flexibilizar los horarios de trabajo-. Y, deberían dejar de penalizar a los empleados que realizan su trabajo desde casa y premiar a aquellos trabajadores que están calentando la silla en la oficina, sin hacer nada. Uno de los mayores errores que cometen las empresas españolas es hacer que todos los empleados entren a la misma hora, que es muy concreta (lo que va a provocar atascos; pérdidas de tiempo; estrés; imposibilidad de conciliar la vida familiar...). El empleado va a valorar mucho más que se le permita cierta autonomía, incluso, por encima de su sueldo.

Vídeos destacados del día

Este hecho se conoce como "salario emocional".

Por otro lado, la implementación del trabajo a distancia se está realizando de una manera muy lenta en España, donde sólo es realizado por el 7% de los trabajadores. Y, según un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo y Eurofound, sólo un 13% de las empresas ofrece este tipo de puestos. Algo que sorprende al resto de Europa, ya que, gracias a la existencia del correo electrónico, las soluciones de la nube o las videoconferencias, no hay verdaderas excusas para imponer el trabajo presencial en las oficinas.

Además, las empresas deciden elegir por sus trabajadores cuál es el tipo de plataforma que van a necesitar, para poder llevar a cabo su trabajo, lo que hace que suelan elegir herramientas que no están optimizadas o que no son la mejor elección para las funciones que realiza el trabajador. Dentro de la transformación digital que estamos viviendo, la tecnología y la concienciación de los empleados es básico; pero, las empresas no están haciendo las cosas bien, por lo que acaban fracasando en esta evolución.

Y, quien no se pone al día, quien no evoluciona, acaba fracasando y desapareciendo.