Tras la pandemia del Coronavirus y la vuelta paulatina a la normalidad en mayo, la industria del deporte empezará a retomar la actividad bajo extremas medidas de seguridad con miedo a un repunte de contagios, aunque de los cinco millones y medio de usuarios de gimnasios y centros deportivos, el 90% manifiestan que volverán a entrenar.

"Teniendo en cuenta que la desescalada comienza el 10 de mayo y será paulatina, abrir a lo largo de junio resulta razonable", ha dicho Rafael Cecilio, presidente de DreamFit.

Los gimnasios presentan un protocolo de actuación

La patronal del sector, Fneid, ha presentado un protocolo en el Consejo Superior de Deportes sobre seguridad e higiene con el que reducirán un 30% su aforo para garantizar el distanciamiento de metro y medio a dos metros entre usuarios y la desinfección de maquinas, aparatos y salas de fitness después de su uso.

También tendrán una adecuada ventilación, a los monitores y profesionales del sector se les proporcionarán equipos EPI y se formarán en prevención del Covid-19. A los socios se les prohibirá permanecer en las instalaciones si se está contagiado o en contacto con alguien que lo estuviera. Habrá la obligatoriedad de usar toalla, botella de hidratación individual, y gel desinfectante, así como solo usar la ropa y calzado deportivo exclusivamente en el centro.

"Ofrecer un lugar mas higiénico que todos los entornos cerrados que se puedan plantear", es la meta que persigue Gabriel Sáez, presidente de GO Fit.

Para las zonas comunes, como vestuarios, se prepara una actuación de limpieza continua, limitando su aforo hasta un 50% y prohibiendo usar duchas y secadores de pelo y de manos.

En las recepciones se pondrán mamparas para evitar contactos y señalización para mantener la distancia, así como la eliminación de cualquier elemento táctil o físico para el control de acceso.

Tras la aprobación del protocolo por el Ministerio de Sanidad, la actuación quedará en manos de las Comunidades Autónomas.

Al ser la desescalada por tramos, se espera que se actúe diferente en gimnasios de barrio y en grandes clubs o superficies. Por ahora, un gimnasio de Barcelona abre las puertas de sus vestuarios para que la gente menos favorecida pueda utilizarlos. Los clubs pequeños ya avisan de que se entrenará solo con cita previa.

Reapertura para junio o septiembre

"Es probable que haya menos gente en julio y agosto, pero puede ser una oportunidad para que los clientes se sientan seguros entrenando, con distanciamiento social, y se acostumbren a esa nueva normalidad de cara a los meses fuertes de septiembre y octubre", ha afirmado Cecilio.

El sector del fitness calcula que llevará de seis meses a un año recuperar la confianza, ya que habrá que aprender a vivir con el virus hasta que haya una vacuna. La patronal cree que convencer a la gente de la necesidad de hacer deporte ahora es fundamental para vencer al coronavirus. Esperan que, a pesar del distanciamiento social, los gimnasios sigan siendo ese lugar en el que hacer deporte pero también encontrarse con amigos y compañeros.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!