Pocas veces los titulares se dirigen a deportes que no sea el fútbol. Eso va dentro del ADN periodístico-deportivo español, y la noticia que no sea sobre el deporte rey es noticia de renglón. Se puede acotar esto a que el 50% del ámbito deportivo se concentra en Real Madrid y Barcelona en su sección de fútbol y que todos los titulares llevan a estos dos clubes a ser el centro de todas las miradas, ya sea por sus resultados, por sus posibles fichajes, por problemas extradeportivos o incluso por circunstancias que les vinculan política o socialmente a algún momento de actualidad.

Pero lejos de ese foco que llega a resultar cansino para el aficionado de a pie, no quita para que cada fin de semana y en ocasiones inter-semanalmente se disputen y resuelvan varias disciplinas deportivas de enorme atractivo donde se puede disfrutar del más alto nivel del deporte hispano.

Así, durante este fin de semana que comenzó deportivamente hablando el pasado jueves, se han disputado tres torneos de alto nivel que han deparado momentos de gran emoción y donde se ha podido ver a los mejores equipos y jugadores del panorama nacional en fútbol sala y balonmano masculino y baloncesto femenino.

Otra Copa de España para el Barça

Los culés son sin ninguna duda el equipo de Copa por antonomasia del último lustro en el fútbol sala nacional. Ayer conquistó su segundo título consecutivo de la Copa de España tras doblegar al correoso Viña Albali de Valdepeñas por cuatro goles a tres. Así, el conjunto azulgrana suma su cuarta copa consecutiva en torneos del K.O, ya que a estas victorias hay que sumar las dos últimas ediciones de la Copa del Rey, título que defenderá próximamente.

El equipo de Andreu Plaza fue el único que aguantó la presión del favorito y se mostró sólido durante todo el torneo, mientras sus grandes rivales a priori como Inter Movistar y ElPozo Murcia, caían sistemáticamente ante equipos de menor entidad.

En la final, los manchegos saliron muy enchufados y se adelantaron en el marcador con el hombre de la finales, Javi Chino como gran protagonista, pero el Barcelona tomó el mando del encuentro a partir del minuto 13 de la primera parte y sometió a lo vinoteros hasta doblegarles en el marcador.

En un final de partido de toma y daca, la experiencia de los catalanes fue un plus, y finalmente alzaron su quinto trofeo, todos ellos en la última década.

El balonmano español es solo culé

Que el balonmano español a nivel nacional pasa por un momento absolutamente delicado es algo conocido por casi cualquier aficionado al deporte.

Y que solo el Barcelona es capaz de dar lustre y competir por títulos al salir del territorio nacional no es menos conocido. Así que es resulta complicado disfrutar de un torneo de antemano otorgado si no es para ver nuevos talentos y esperar alguna sorpresa como la de Benidorm este año, que se plantó en la final pese a su condición como decimosegundo en la liga regular, y cuyo mérito fue mayor que el de equipos con mayores presupuestos y mejores jugadores que no dieron la talla, tipo Ademar León, Bidasoa o Granollers.

Sobre el torneo y la final poco argumento se puede dar. El Barcelona aplastó a todos y cada uno de sus rivales con medias de 13 goles de diferencia y con continuas rotaciones en su equipo, dejando la sensación de que si su plantilla se pudiese dividir en dos, hubiesen jugado entre ellos el partido final.

Decenas de victorias consecutivas en la liga, siete Copas del Rey y nueve Copas Asobal ganadas consecutivamente son el bagaje de un club cuya única meta real cada temporada es agrandar estos números y llegar sí o sí a la Final Four del balonmano continental.

Perfumerías Avenida reina de nuevo

Al Perfumerías Avenida le ha salido un duro contrincante en la figura del Uni Girona, club que le ha disputado las cuatro últimas finales de la Copa de la Reina de baloncesto femenino, y que ha osado ganarle dos ligas en las cinco últimas temporadas.

Sin embargo, el partido de la final de este año tuvo menos emoción de lo esperado. Aunque a las salmantinas, que jugaban en casa, les costó salir del cero, impusieron siempre su ritmo hasta poco a poco ir distanciándose de un rival que no terminaba de encontrarse y que veía al descanso que la final estaba demasiado complicada como para remontar.

La tendencia se mantuvo en la segunda parte y la diferencia llegó a ser hasta de veinte puntos, con un Girona totalmente a merced de las locales y con una Tiffany Hayes que se convirtió en la mejor mujer sobre la pista con 25 puntos en su casillero final. Todo esto sucedió en un fin de semana donde los titulares se los llevarán otros aunque los méritos serán de los humildes.

Sigue la página FC Barcelona
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!