La carrera número 18 del calendario que contempla 21 grandes premios giró en el autódromo Hermanos Rodríguez de México, donde el piloto de la escudería Mercedes Lewis Hamilton, ganó con una pequeña ayuda de sus rivales. Detrás de Hamilton llegó el alemán Sebastián Vettel, también corredor del equipo Ferrari, quien debió conformarse con ver el alerón trasero del Mercedes, mientras que Valtteri Bottas cruzó en la tercera posición y mantiene una leve esperanza de ser campeón.

Ferrari despojó a Leclerc del primer lugar y apostó por Vettel, pero Hamilton resistió con una sola entrada a boxes

El trabajo que había hecho el equipo de Ferrari para ganar la "pole position" se desperdició por una mala estrategia del diréctor técnico ferrarista Mattia Binotto. Durante la clasificación oficial, Charles Leclerc cronometró buenos tiempos y estuvo primero en tierras aztecas, donde inclusive su compañero Sebastian Vettel le cerró el paso a Hamilton en las rectas, evitando el ataque del inglés, quien intentó arrebatarle el primer puesto al piloto monegasco.

Hasta aquí parecía que los italianos hacían bien el trabajo, dejando que Leclerc, compañero de Vettel, comandara la carrera. Sin embargo, cuando entraron en acción las estrategias de los boxes, Ferrari apostó por dejar que fuese Sebastian Vettel quien rindiera más con su monoplaza para disputarle la carrera a Lewis Hamilton, pero se equivocaron. Mientras que Leclerc paró dos veces y perdió la cabeza de carrera, Vettel, Bottas y Hamilton lo hicieron una sola vez permitiendo cambios en los primeros puestos de la prueba.

En lo concerniente a las paradas y a sabiendas que los Ferrari podían rendir más en México por las características del circuito, los de Maranello pensaron que la escudería Mercedes no arriesgaría y que harían dos entradas al pitlane. Pero erraron, porque Hamilton entró una sola vez y cambió a neumáticos duros, los ideales para una carrera larga y el plan resultó perfecto, porque a pesar del desgaste, los neumáticos resistieron y el británico ganó la carrera, también por la potencia de su coche, la cual fue suficiente para mantener a raya los embites de Vettel.

Se sigue sin explicar la estrategia de Ferrari con Leclerc en el Gran Premio de México

Leclerc era firme favorito para ganar en México inlcusive más que el propio Lewis Hamilton. Además del buen rendimiento exhibido por su monoplaza (aunque la pole se le dio por una sanción a Verstappen), en las últimas 5 carreras, Hamilton, primer piloto de Merdedes, solo había ganado una y en Japón culminó tercero.

Aunado a esto, su favoritismo retrocedió más al conocerse que saldría desde el tercer puesto y porque esta temporada en los circuitos largos, los Ferrari se han comportado mejor que los coches alemanes.

Charles Leclerc comandaba la carrera dos segundos por delante de Hamilton. Sin embargo, desde el centro de operaciones italiano decidieron que debía entrar una segunda vez al pitlane, lo cual hizo en la vuelta 43, pero el actual campeón había parado cuando llevaba 24 vueltas y no regresó más a los boxes, manteniendo el primer lugar hasta el final.

Esto deja ver claramente que desestimaron los méritos que ha hecho el novel corredor a lo largo de este campeonato. Es decir que la estrategia ferrarista dio al traste con el tercer lugar que ostenta Leclerc, en la clasificación general con 117 puntos.

Además, antes de México, Charles Leclerc tenía 9 podios y de los últimos 5 grandes premios había conseguido dos victorias (Italia y Bélgica). Pero todo esto fue desestimado en la carrera azteca, donde su equipo regaló la primera posición con la estrategia que pusieron en práctica y con ella las posibilidades que tuvieron de ganar. Las esperanzas de su segundo piloto fueron puestas en manos del adversario, desperdiciando la oportunidad de aumentar los puntos de su escudería por una planificación que muchos siguen sin entender.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más