Lo que en principio solo parecía una discusión entre las madres de dos de los jugadores [VIDEO] que disputaban un partido de infantiles en el campo municipal de Los Marques, acabó este sábado por la mañana en una auténtica batalla campal que ha puesto a la pedanía murciana de Beniaján en todos los noticieros.

El encuentro de la mencionada categoría entre el equipo local y la Asociación Deportiva Municipal de Lorquí, club convenido con el Levante, terminó, para bochorno de los aficionados, a puñetazos en la grada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Fútbol

Pero la cosa pudo ser peor. Al parecer, y según han relatado testigos presenciales al diario '20 minutos', uno de los implicados en la trifulca llegó a amenazar con sacar un arma de fuego.

La pelea de unos padres en un partido de niños

Tal y como relatan algunos de los presentes, en un momento del partido, la madre de uno de los niños que jugaban en el césped -todos con edades comprendidas entre los 12 y los 13 años- hizo un comentario sobre un miembro del club rival, provocando las iras de la progenitora del aludido. En la pelea terciaron los maridos de ambas, que decidieron solucionar la discusión a golpes.

Las imágenes que circulan por las redes sociales muestran cómo la bronca [VIDEO] fue tornándose en un tumulto al que se iban sumando seguidores de uno y otro equipo.

Algunos de los implicados terminaron cayendo por las gradas, y varios menores que se encontraban entre el público, rompiendo a llorar. El resto de los espectadores se dividieron entre los que huían presos del pánico y los que consiguieron separar a los partícipes de la bronca.

Antes de que el altercado fuera a mayores, varios padres lograron calmar los ánimos. Previamente, y de acuerdo con las declaraciones de la concurrencia, uno de los hombres advirtió a otro de que estaba dispuesto a usar un revólver y pegarle "dos tiros".

La Federación Murciana de Fútbol tilda el suceso de 'bochornoso e inaceptable'

A todo esto, los efectivos de la Policía Local de Murcia tardaron más de una hora en presentarse en el lugar, a pesar de haber sido avisados reiteradamente por algunos de los presentes en el estadio. La Federación de Fútbol de la Región de Murcia ha lamentado el incidente vía Twitter, tachando lo ocurrido de "bochornoso e inaceptable". Además, anuncia que este lunes citará a los dos equipos para analizar y valorar la situación.

No es la primera refriega de este tenor que se produce en un campo español en el transcurso de un partido de las categorías inferiores. El año pasado, una pelea de similares características en la localidad mallorquina de Alaró llevó a la Comisión Antiviolencia de la Federación de Fútbol [VIDEO] de las Islas Baleares a poner los hechos en conocimiento de la fiscalía y denunciar el suceso por la vía penal.