Hace meses que el Real Madrid rondaba al canterano Mariano Díaz en el Lyon, a donde llegó desde el conjunto merengue, hace 14 meses, por 8 millones de euros, pero la directiva del club francés tenía altas aspiraciones monetarias por el jugador de descendencia dominicana.

Mariano Díaz, nacido en Barcelona [VIDEO]en 1993, llegó a la cantera en 2011 en el Juvenil A y de la mano del francés Zinedine Zidane llega al equipo grande en 2015-2016 en un pacto a cinco años. El propio Zidane lo convence, hace 14 meses, de aceptar el traspaso al Olympique de Lyon por 8 millones de euros.

Pero el Madrid, además de sumar en la cuenta bancaria, tuvo la precaución de quedarse con el 35% de los derechos del jugador además de poner una cláusula que le permite interferir sobre cualquier oferta de venta que el conjunto francés tuviese sobre el jugador.

Camino a Sevilla

El Sánchez Pizjuán se alistaba para recibir a Mariano. Ya Pablo Machín, director técnico del Sevilla, armaba su nuevo once con Marinao como uno de sus titulares, mientras en las oficinas ajustaban los números.

La operación por Mariano se perfilaba por los 30 millones de euros más 5 en variables. De lejos el fichaje más caro en la historia del equipo sevillano. La negociación con el implacable presidente del Olympique de Lyon avanzaban con buen ritmo dado el expreso deseo del jugador de ir a LaLiga [VIDEO].

Todo estaba listo, incluidas las ganas de Mariano, que quería estar más cerca aún de la familia, además de ser un número fijo en cada jornada del fútbol español. Pero el Real Madrid, desde sus oficinas no pensaban lo mismo.

Jaque mate merengue

Pese a vender su ficha el pasado verano, el Madrid siempre tuvo en mente a Marina y desde mayo pasado estuvo tanteando la posibilidad de comprarle nuevamente, pero el presidente del Lyon, Jean-Michel Aulas, ponía cifras muy elevadas por el catalán.

Hasta 60 millones de euros llegaron a pedir por su fichaje, y el club que preside Florentino Pérez decidió desistir de la idea.

Pero al presentarse la oferta del Sevilla las cosas cambiaron. Cuando todo estaba listo entre Jean-Michel Aulas y Pepe Castro (Sevilla), solo faltaba un detalle para cerrar el fichaje. El visto bueno del poseedor del 35% de la ficha y dueño de un derecho de tanteo: El Real Madrid. 48 horas tenía el club blanco para decidir entre sumar unos euros más a sus arcas o igualar la oferta del Sevilla por el jugador. Julen Lopetegui concretó el negocio.

Lopetegui llamó a Mariano, le comunicó que ya no iría al Sevilla porque el Madrid ejercería la opción de tanteo. Le dió confianza de lo que sería su papel en el equipo y le confirmó que sería un jugador importante. Mariano, que realmente nunca quiso salir del Bernabéu, no dudo en darle el sí a su nuevo técnico. Lo demás fue sencillo. El director general del equipo merengue, José Ángel Sánchez llamó al presidente del Sevilla para comunicarle que ejercerían su derecho y se quedarían con la ficha del delantero.

Finalmente la negociación con el Lyon es con 35% menos de lo acordado con el Sevilla, y si le resta también lo recibido por el Madrid en el verano pasado por Mariano, la recompra de la ficha terminó en un monto sobre los 14 millones de euros. El acuerdo entre el Olympique de Lyon y el Real Madrid quedó firme este miércoles, y el próximo viernes 31 de agosto, a las 13:30, será presentado Mariano Díaz en el palco de honor del Bernabéu como la nueva adquisición del club blanco.