Después de todo, la leyenda filipina ganadora de títulos mundiales en ocho divisiones de peso y una de las mejores boxeadores [VIDEO] de la historia; tiene 39 ahora. También venía de un despido de un año, una derrota controvertida y un cambio de entrenadores cuando regresó al ring el domingo para desafiar a Lucas Matthysse por su título de peso wélter.

Pero cualquier duda de que Pacquiao todavía tiene algo que ofrecer fue contestada en el cuadrilatero por el filipino ya que tuvo una actuación sensacional que ha ganado por nocaut en el séptimo asalto contra Matthysse en el Axiata Arena en Kuala Lumpur de Malasia. Marcó su primera victoria por detención de combate desde 2009.

Pacquiao (60-7-2, 39 KOs) tuvo un buen comienzo, yendo a por Matthysse desde el campanazo inicial y lanzando golpes y combinaciones contra su oponente más lento.

Pacquiao dominó de principio a fin

Pacquiao dominó la segunda ronda y luego realmente tomó el mando en la en la tercera cuando abrió la guardia de Matthysse con un potente uppercut izquierdo para anotar una caída. Matthysse no pareció herido, pero Pacquiao continuó golpeándolo desde todos los ángulos. Matthysse (39-5, 36 KOs), de 35 años y oriundo de Argentina, era un blanco fácil que se quedó sentado con poco movimiento de cabeza mientras Pacquiao encontraba un destino para su jab y su mano izquierda.

Mientras Matthysse buscaba un gran golpe con su mano derecha, Pacquiao lo derribó metódicamente. Aterrizó una izquierda en el cuerpo y la cabeza que pareció sacudir a Matthysse en una quinta ronda dominante que terminó con Pacquiao aterrizando una mano derecha en el templo que hizo que Matthysse tomara una rodilla para otra caída justo cuando la ronda estaba terminando.

Pese al golpe bajo, el filipino siguió dominando el combate

Pacquiao continuó golpeando a un aturdido Matthysse en el sexto asalto. El mejor disparo que conectó fue un golpe bajo sobre Pacquiao en la ronda que causó que el árbitro Kenny Bayless le diera la oportunidad de recuperarse.

El golpe bajo apenas desaceleró a Pacquiao, quien continuó abrumando a Matthysse en el séptimo asalto antes de aterrizar con un fuerte uppercut izquierdo que lo derribó por tercera vez en la pelea. Bayless comenzó el conteo, pero luego lo alejó rápidamente a los 2 minutos y 43 segundos cuando Matthysse escupió su protector, enviando a la multitud seguidora de Pacquiao al frenesí, aquello fue una locura.

Un regreso para el filipino Pacquiao, ante un rival que no opuso una gran resistencia, pese que el filipino lució muy bien, tenemos que esperar un combate ante un rival de más cartel y mejor preparado.