La copa mundial [VIDEO]en este caso localizada en Rusia es un evento monumental que cada cuatro años genera una fiesta enorme y con ello el choque de diferentes culturas de cada país- Sin embargo, no todo es fiesta y celebración, ya que algunos países con tendencias menos democráticas dejan ver la presión sobre sus jugadores, en este caso el protagonista es Son Heung Min de la selección de Corea del Sur.

Los resultados de Corea del Sur en el mundial

Corea del Sur debuto en el grupo F siendo derrotados por Suecia y luego perdiendo 2 - 1 contra la selección de México [VIDEO] con un gol del protagonista de esta historia y goleador de la selección Coreana, Son Heung Min.

Por desgracia, la selección Coreana no pudo remontar y el jugador estrella se quebró en el vestuario rompiendo en llano frente a sus compañeros, para luego ser consolado por el presidente Moon Jae-in, quien intento tranquilizarlo frente al trágico cuadro que presentaba el jugador.

Pero esta reacción no se debe solamente a la derrota bien reñida de la selección Coreana, sino porque la carrera de Son Heung Min corre peligro si no logra un gran desempeño en este mundial, ya que el país del que viene demanda que todos los hombres cumplan el servicio militar obligatorio antes de los 28 años, algo que interrumpiría su carrera de forma fatal.

Dependiendo de la rama del ejercito que elijan, los masculinos en Corea del Sur deben cumplir obligatoriamente los 21 meses de servicio militar obligatorio para su país, aunque bien podría ser reducido a 18 meses según las circunstancias.

De no hacerlo en el tiempo obligado, los hombres cumplen dos años de cárcel como penalidad y es una regla fundamental que no se puede violar.

La presión de jugar para cumplir su sueño

Por esa razón Son Heung Min y todo su equipo juegan con una enorme presión y con esfuerzo sin igual para superar las expectativas. Corea del Sur respeta a los jugadores que representan a su país, por eso la excepción a la regla es que si su desempeño es notable, podría evitar el servicio militar.

Para ello la selección Coreana debería llegar al menos a octavos de final, pero luego de la derrota ante Suecia y luego ante México, su siguiente rival será la poderosa y anterior campeona selección de Alemania, por lo que su panorama no es nada alentador.

De esta forma, de quedar eliminados en primera ronda, Son Heung Min junto con la mayoría de sus compañeros de equipo deberán cumplir su deber con estado Coreano, algo que pondría el peligro su carrera como futbolista profesional, ya que nadie regresa del servicio militar igual que como entro.

Como dice el dicho "para construir un soldado, primero hay que romperlo", por lo que la condición tanto física como psicológica de los jugadores podrían ser afectadas permanentemente.