La actuación de Boston en el partido 7 de la final de la conferencia este, disputado contra los Cleveland Cavaliers, dejó mucho que desear. Jayson Tatum, de 20 años, que venía desarrollando buenos partidos [VIDEO], ha demostradp su inexperiencia, a pesar de haber sido el mejor para los Celtics. Terry Rozier, el jugador de 24 años que reemplazó al lesionado Kyrie Irving durante toda la postemporada de manera fenomenal, tuvo una noche fatal donde solo acertó 2 tiros de 14 intentos, incluyendo 0 de 10 en triples. Jaylen Brown, de 22 años, estuvo siendo el mejor jugador de los Boston en casi todos los partidos de playoffs, se fue con 5 de 18 en total a media distancia y 3 de 12 en triples.

Marcus Smart con 24 años, 1 de 10 desde el campo y 0-4 detrás de la perimetral.

Un equipo novato

Es muy difícil observar los números y no imaginar que los nervios funcionaron como al menos un pequeño contribuyente al bajo rendimiento. Los Celtics de Boston siempre traducen el juego a términos intensidad y esfuerzo, sin embargo, no pudieron sumar la cantidad de puntos necesarios para salir victoriosos este domingo. Boston solo fue capaz de anotar dos puntos desde la mitad del cuarto período hasta que el reloj marcaba 40 segundos para finalizar, durante todo ese mismo tramo, los Cavaliers Cleveland fueron capaces de convertir 15 tantos.

Aprendizaje de la derrota

Para ellos no es buen momento escucharlo, pero haber dejado escapar este partido que los hubiese llevado a pelear el título de campeones de la NBA, alimentará al joven equipo de Boston Celtics en las próximas temporadas.

De hecho, jugadores convertidos en leyendas de la NBA hoy en día, dicen más o menos lo mismo: las victorias no generan tantos recuerdos como las pérdidas. El amargo sabor en los vestíbulos de Boston se transformará en motivación, y la próxima vez que deban enfrentar un juego [VIDEO] de ese calibre, ese sentimiento estará presente.

Expectativas para la próxima temporada

La buena nueva para Boston es que su revancha posiblemente no deba esperar tanto tiempo. Asumiendo la mejoría en salud de Irving y Gordon Hayward, los Celtics probablemente arranquen la próxima temporada como el seleccionado favorito en Conferencia Este. Con Tatum, Smart, Rozier y Brown teniendo que soportar la cargar de los errores en esta esta postemporada, estarán en ventaja de fortalecer sus habilidades el próximo año.

Fue realmente una postemporada genial: un equipo con experimentados jugadores a quienes un grupo de jonenes novatos les hizo frente. Los veteranos de Cleveland se llevaron el premio en esta oportunidad, pero los Celtics podrían conseguir el desquite bastante pronto.