Remar se trata de vencer un reto, librarte del estrés y ganar muchos amigos. Así que no esperes más, rema a favor de la corriente y ejercítate ¡en extremo!

Como en todo reporte, el calentamiento es muy importante para prevenir lesiones, por lo cual antes de remar debes realizar un “calentamiento kilométrico”. En este caso, además de preparar tus músculos, también tienes que fortalecerlos y no solo a ellos, también al corazón; pues el esfuerzo que haces para remar es enorme y tu condición física debe ser muy buena para que no te quedes en medio del canal [VIDEO]. Por eso las chicas que practican el remo, para empezar corren uno o dos kilómetros.

Esta distancia en realidad no es nada, si piensas que diariamente reman 12 kilómetros cuando no es temporada de competencias, porque cuando si hay, ¡reman 25 kilómetros!

En este sentido, si eres una chica alta o tienes buena estatura de acuerdo a tu edad, te habías tardado en pensar en el remo, ya que paras ti sería muy fácil practicarlo, pues mientras más largo sea tu cuerpo, más largas será tu remada y por lo tanto, avanzaras más rápido. Esto no quiere decir que si eres bajita de estatura tengas menos posibilidades; de hecho, una de las conocidas campeonas del remo a nivel mundial, es de las más pequeñas que ha habido en el remo y su estatura no le impidió ir a las olimpiadas.

El remo acciona tus músculos

Todo el mundo sabe que el remo está calificado como el deporte más completo, pues trabaja casi todos los músculos del cuerpo.

Pero te has preguntado ¿Por qué? – Para hacer el movimiento básico del remo, debes encoger todo tu cuerpo y luego empujarlo hacia atrás con todas tus fuerzas. Es como cuando estas en la piscina agarrada de la orilla y te impulsas con las piernas para avanzar lo más que se pueda. Para lograr empujar todo tu peso [VIDEO], necesitas mucha fuerza en las piernas y en los glúteos.

Pero eso solo es el principio, lo que sigue es mantenerte en la posición que quedaste después de hacer el empuje, es decir, semiacostada. Créeme que cuando lo hagas, le agradecerás al entrenador todos los abdominales que te hizo repetir. Ya que para lograr sostener esta posición, necesitas fuerzas en la espalda y sobretodo en los músculos que tenemos justo arriba de los glúteos. Es por esto que las pesas también forman parte básica del entrenamiento.

Necesitas tener buenos reflejos

Si te gustaría remar con tus amigos en el mismo bote, entonces imagínate que estás jugando a “lo que hace la mano, hace la tras”. El chiste es hacer exactamente los mismos movimientos que la persona que tienes enfrente, y casi al mismo tiempo, como si fuera un reflejo. Pero si por más de que lo intentaron, no logran coordinarse entonces el timonel llega al rescate; es la persona que va sentada al frente del bote y hace lo mismo que hacían los vikingos con el tambor: llevar el ritmo de los que van remando. Claro que en estos tiempos el timonel prefiere usar un altavoz.