Esta mañana Ana Peleteiro ha hecho historia en el Mundial de atletismo de pista cubierto. España nunca antes había ganado una medalla en la prueba de triple salto en un campeonato de estas características. Con una marca de 14,40 metros, 18 centímetros por encima de su mejor estadística, la gallega se ha aupado con el BRONCE, quedando por detrás de la jamaicana, Kimberly Williams, y la cubana, Yulimar Rojas.

Pese a que la española tuvo un inicio de final no fue muy bueno -13,18- por un desajuste en el primer pie de apoyo, logró recuperar sus mejores sensaciones y terminar saltando por encima de los 14,35, cifra que para ella era vital superar si quería optar a un metal.

Faltaba solo esperar a que el resto de atletas realizasen sus últimos saltos, pero en la cara de Ana Peleteiro ya se apreciaban gestos de euforia y felicidad. Sabía que era muy difícil bajarse del podio con ese registro. El tiempo le dio la razón.

Una corta carrera llena de altibajos

Con la final concluida, la atleta española se fue muy emocionada a celebrar el triunfo con su entrenador, Iván Pedroso, al que considera su "salvador" por haber sido capaz de recuperar su carrera profesional cuando más cuesta arriba lo tenía. Los inicios de Peleteiro fueron muy dulces. En el mundial júnior de Barcelona 2012, logró la medalla de oro y generó una gran expectación en torno a su figura. Sin embargo, en los años siguientes, sus participaciones en competiciones profesionales fueron muy tímidas hasta que en 2016, el ex-atleta cubano y especialista en salto de longitud decidió repescarla para que se formase en una escuela de élite.

Su corta edad hace presagiar que esta primera medalla como deportista profesional puede no ser la única.

Vídeos destacados del día

Lo cierto es que, como ella misma ha admitido, el atletismo español ya se merecía más alegrías como esta, pues en los últimos años los triunfos han escaseado, a excepción de la siempre combativa Ruth Beitia. Ahora, a Ana Peleteiro le queda un largo camino que recorrer para clasificarse en futuras competiciones europeas y mundiales. Potencial, talento y empeño no le falta, según ha declarado su entrenador Iván Pedroso.

Otra final con opciones de medalla para España

Por otro lado, en este Mundial de Birmingham, España puede llevarse otro metal a su medallero. El joven atleta Óscar Husillos ha roto el récord de España en la semifinal de 400 metros y se ha clasificado para la final que se disputará esta noche a las 21:20. Esta prueba es una de las más sacrificadas del atletismo de interior, por lo que su ya oficial presencia en la final, es un paso a tener en cuenta de cara a futuras competiciones.