No se habla de otra cosa. El Real Madrid doblegó al París Saint Germain [VIDEO] en la ida de los octavos de final de la Champions League. Pero no fue una victoria cualquiera. En el minuto 80 de partido, el marcador reflejaba un empate y los franceses estaban cómodos con el control del balón.

En ese momento, Zinedine Zidane decidió realizar una doble sustitución. Entraron Lucas Vázquez y Marco Asensio. El técnico francés recuperó la fórmula que goleó a la Real Sociedad, sin Casemiro, con Modric y Kroos en un doble pivote y dos extremos. Por la derecha Lucas y por la izquierda Asensio.

Revolución total

En apenas cinco minutos, Marco Asensio puso patas arriba el partido y la eliminatoria.

Dos internadas suyas propiciaron los goles de Cristiano Ronaldo y Marcelo. Del empate se pasó a un 3-1 que obligará a los franceses a buscar una remontada épica en el partido de vuelta si quieren seguir disputando la Champions League.

Nadie entiende lo poco que cuenta para Zidane. Un Marco Asensio que trabaja siempre en silencio, que no dice una palabra más alta que otra y que siempre que tiene la oportunidad de jugar, demuestra lo bueno que es. No es de extrañar que haya tantos equipos que sueñan con contar con el mallorquín en sus filas.

Oferta astronómica

La exhibición de Asensio en los diez minutos que estuvo sobre el campo, no ha pasado desapercibida en Europa. Ha dado la vuelta al mundo. Uno de los equipos que siempre han mostrado interés, es el Chelsea. Roman Abramovich quiere tener a Asensio en Londres y está dispuesto a tirar la casa por la ventana.

Con el beneplácito de Antonio Conte y el aval de Álvaro Morata, los informes que se manejan del mallorquín son inmejorables.

La oferta que tiene Florentino Pérez sobre la mesa es de esas que asustan. Nada más y nada menos que 150 millones de euros. Además pagarían lo que pida al jugador y tendría asegurado lo que todo futbolista quiere: un rol importante en el equipo.

Tranquilidad: Asensio no está en venta

Los aficionados al Real Madrid [VIDEO] pueden estar tranquilos. Vender a Marco Asensio no entra en los planes del club. Se ve en el mallorquín un potencial especial y una venta podría suponer un error del que arrepentirse toda la vida. Pero claro, no es oro todo lo que reluce. Florentino Pérez sabe que debe hacer algo este verano para hacer más grande el hueco de Asensio. El balear es listo y tiene la cabeza tranquila. Quiere triunfar en el Real Madrid y está dispuesto a esperar su oportunidad. Sin embargo, si sigue teniendo tan pocas oportunidades, al final va a terminar por escuchar los cantos de sirena que llegan de Londres. La piedra está en el tejado del Madrid.