2

El patinador logra el bronce en los Juegos Olímpicos

Tras haber rozado el podio cuatro años atrás en los Juegos Olímpicos de Sochi, el seis veces campeón de Europa y dos veces campeón del mundo consigue el bronce en Pyeongchang, Corea del Sur. Fue Yuzuru Hanyu, compañero de Fernández, quien logró alcanzar el oro. Tras él, se encuentra Soma Uno con la plata. Consiguiendo 107.58 puntos en el programa corto y 197.66 en el libre, Javier añade otro increíble logro a su historial, quitándose así la espina de los pasados Juegos Olímpicos.

Teniendo en cuenta la gran lista de medallas que el patinador ha conseguido a lo largo de los años, lo único que cabe esperar es que, mientras siga compitiendo, esta se siga alargando cada vez más.

Los programas de Javier siempre tienen ese toque especial que hace que a una/o se le derrita un poco el corazón, en este caso fueron sus programas dedicados a Charles Chaplin en Tiempos Modernos y a Cervantes con Hombre de la Mancha. Su capacidad para hacer que los cuádruples parezcan pan comido, para expresar infinidad de emociones a través de sus movimientos, y para sacarle una sonrisa a cualquiera, hace que Javier sea un deportista admirado y querido no solo en España, sino en todo el mundo.

De Majadahonda a la cumbre

Empezó como otros muchos en la pista de hielo de Majadahonda (ahora con el nombre de 'La Nevera'). Sin embargo, hoy en día vive en Canadá, donde es entrenado por el ex patinador Brian Orser. No sería una exageración afirmar que Javier Fernández ha marcado un antes y un después en la historia del patinaje artístico sobre hielo español.

Hasta hace poco más de ocho años, la representación española en el patinaje internacional era inexistente, fue nada más y nada menos que Javier quien cambió el curso de este deporte. Comenzando en los Juegos Olímpicos de Vancouver, Javier fue conquistando competiciones hasta llegar a ser el primer campeón del mundo español de patinaje artístico sobre hielo, en 2015. Ahora, España está en primera plana cada año gracias al inmenso esfuerzo y dedicación de Javier. Es gracias a él que el patinaje español recibe la atención que se merece, tanto dentro como fuera de España.

Ahora solo cabe esperar que poco a poco el patinaje español tenga cada año más y más representantes (tanto masculinos como femeninas) en grandes competiciones. Todo esto será la llama resultante de la chispa encendida por Javier Fernández. Gracias 'Súper Javi'.