Esta es una de esas Historias que demuestran hasta dónde puede llevarnos el amor en cualquiera de sus formas. En este caso, la de un padre que estudió Derecho por amor a su hijo, Lucas Weberling. Lucas es en la actualidad un muchacho de 23 años diagnosticado de autismo leve desde que tenía 12. El chico fue víctima del bullying [VIDEO] durante la escuela primaria debido a sus problemas para socializar; una de las consecuencias derivadas del Síndrome de Asperger.

Gracias a la ayuda recibida a tenor de su diagnóstico, el trato con sus compañeros mejoró poco a poco durante la escuela secundaria. Sin embargo, al acabar esta y disponerse a afrontar la carrera de Derecho, sus padres, a pesar de haber dado a Lucas todo su apoyo, temían que el bullying y los problemas sociales derivados de su síndrome se pudieran acrecentar.

Si bien su relación con los demás había mejorado durante la escuela secundaria, desconocían el efecto que podría causar el choque con un ambiente tan diferente como es el universitario. Es entonces cuando Luis Felipe Soares toma una decisión inesperada: comenzar la carrera de Derecho al lado de su hijo.

Inicia la carrera junto a su hijo, Lucas

Luis Felipe es técnico industrial y vive junto a su pareja y el hijo único de esta: Lucas. A finales de 2015, se presenta junto con este al examen de ingreso en la universidad. Ambos son admitidos. Sin embargo, Luis no las tiene todas consigo, pues su profesión de técnico industrial poco o nada tiene que ver con la carrera de Derecho. Curiosamente será su hijo quien le brinde la confianza y el apoyo suficientes para afrontar la carrera con ganas y una actitud positiva.

Al principio, Luis tenía la intención de acompañar a Lucas sólo unos pocos semestres (o el tiempo necesario para que este hiciera amigos y se habituase al nuevo ambiente universitario). Sin embargo, fue precisamente su hijo quien le animó a finalizar sus estudios; hasta el punto de que, hoy en día, ambos son abogados egresados por la Facultad de Derecho de Brasil, a la espera de su ceremonia de graduación que tendrá lugar en febrero.

'Lucas era otro alumno más en clase', cuenta el padre

Desde el mismo instante en que comenzaron sus estudios, Lucas se sintió cómodo gracias a la buena aceptación por parte de sus compañeros y docentes. En ningún instante dejó de ser tratado como un estudiante más. "Lucas era otro alumno más en clase. Todo el trabajo y las pruebas se hicieron por igual.

Completó el curso con su esfuerzo", afirmó su padre.

Tal es así que, durante la pandemia por COVID-19, Lucas echó mucho de menos a sus compañeros y profesores. Afortunadamente para ambos, se adaptaron bien a las clases virtuales. Ahora, después de cinco años estudiando codo con codo, padre e hijo han conseguido culminar con éxito la carrera de Derecho y están listos para presentarse al examen de ingreso en el Colegio de Abogados de Brasil.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!