Seguro que conoces o has oído hablar de la saga de películas “Los piratas del Caribe”. En ella, Jhonny Deep (Jack Sparrow), Orlando Bloom (Will Turner) y Keira Knightley (Elizabeth Swann) nos ofrecen altas dosis de diversión, aventura, entretenimiento y humor, pero en realidad los piratas que existieron de verdad fueron célebres por motivos totalmente opuestos.

A los piratas de antaño se les denominaba asimismo bucaneros, corsarios y bribones debido a sus fechorías, ya que se trataba de individuos sanguinarios que se dedicaban a robar en navíos, extorsionar, traicionar y matar. Estos maleantes de los océanos navegaban en sus barcos, buscando buques cargados de riquezas para poder hacer intercambios en los asentamientos piratas.

Algunos de ellos se convirtieron en leyenda a causa de sus hazañas. Descubre a los piratas reales más temidos que navegaron alguna vez las aguas de nuestros mares:

Bartholomew Roberts, Black Bart

Su nombre real era Bartholomew Roberts pero se le conocía por Black Bart. Se trataba de un marinero que se convirtió en pirata, aunque su legado duró apenas 3 años, fue uno de los más exitosos en la época dorada de la piratería. Se decía que era un bandido despiadado, atacando barcos mucho más grandes que el suyo y llegó a capturar a casi 500 de ellos.

Poseía un barco llamado Fortuna y en él impuso unas normas que su tripulación debía acatar, estas reglas son famosas actualmente por convertirse en el código de conducta del pirata. Black Bart también tenía un lado menos malo porque como hombre religioso y devoto, se negaba a atacar los domingos y al contrario de lo que se cree de todos los piratas, él era abstemio, cortés y educado.

De hecho, siempre solía ir bien vestido y nunca abusó de ninguna mujer.

Edward Teach: Barbanegra

Este pirata famoso mundialmente se ganó el apodo de Barbanegra debido a su larga barba oscura, la cual se adornaba con mechas de cañón y hacía arder en las batallas para imponer en el combate. Siempre iba armado y llevaba consigo un rudimentario tricornio con plumas, varios cuchillos, espadas y tres pistolas. Se volvió muy temido a raíz de su éxito como saqueador, llegando al rango más alto y adquiriendo en su posesión una fragata de 300 toneladas que bautizó con el nombre de “Queen Anne’s Revenge”.

Este saqueador se retiró y vendió su motín, abandonando a su tripulación para instalarse en las colonias americanas. No obstante, en su jubilación no pudo resistirse y volvió a las andadas. Hartos de sus robos, los comerciantes del atlántico lo denunciaron al gobernador de Virginia, quién se encargó de que acabaran con su vida, decapitándolo en una batalla a manos del Capitán Maynard.

Henry Morgan

Este bucanero de origen galés se ganó su fama al ser uno de los corsarios más feroces, a consecuencia de sus saqueos en Panamá, Puerto Príncipe y Maracaibo.

Sus salvajes fechorías se caracterizaban por ser extremas, desde torturas a lugareños secuestrados para encontrar tesoros enterrados, hasta horribles matanzas y violaciones. Sus compañeros de tripulación aseguraban que era un hombre muy fiestero, fan de la bebida, las mujeres y el libre albedrío. Sin embargo, a la hora de realizar estrategias este amante de la piratería [VIDEO] era uno de los más retorcidos y calculadores.

Se cree que a diferencia de los demás piratas, se retiró pacíficamente para morir en paz y finalizar sus actividades como malhechor. Se rumorea que en algún remoto lugar de la Isla de San Andrés (Colombia), escondió un gran tesoro adquirido en Panamá. ¿Qué te han parecido estas Curiosidades sobre piratas reales? ¿Se asemeja a la idealización que tenías de ellos?