Es un hecho que la Radio es uno de los aparatos más utilizados en el mundo. Podemos escuchar agradables voces recitándonos poesía, contándonos sucesos u ofreciéndonos música. Donde sea y cuando sea, solo hay que disponer de una radio y ya podremos ponernos a buscar nuestra emisora preferida.

Además es un aparato económico, cualquiera puede disponer de una radio si lo desea. Quizás sea este el motivo por el cual se llevan detectando extrañas anomalías en la oferta de las frecuencias que han dejado helado a más de uno.

Una programación no muy común

Estamos acostumbrados a escuchar un trozo de alguna canción en un noticiario, en la radio es muy común el cruce de señales.

Pero lo que vamos a hablar hoy no trata de eso.

Alrededor del mundo hay personas que, consciente o inconscientemente, han conseguido llegar a una frecuencia determinada, fuera del rango por donde se suelen situar tus cadenas de radio preferidas. En dichas frecuencias de onda corta, lo extraño es que no hay una programación normal, sino una secuencia de números que nunca cesa. Suelen estar dictadas por mujeres, hombres e incluso niños y aunque se han dado casos de narrativa digital, la mayor parte de estas secuencias suelen ser pronunciadas por personas reales en el momento de la grabación.

En ocasiones, estos números sin un orden aparente suelen estar intercalados por palabras incomprensibles e incluso por melodías de lo más terroríficas. Aunque puedan existir momentos en silencio, se ha comprobado que son simples espacios antes de comenzar la narración otra vez, con números y palabras distintos, todo en un bucle misterioso...

Se han encontrado estas señales en inglés, en ruso e incluso en español, todas con frecuencias de onda corta que cualquiera podría localizar con una radio sabiendo el número.

¿Qué significan estas frecuencias?

Aunque aún no es segura su utilidad, muchos creen que se podría tratar de mensajes encriptados para espías de determinadas potencias que se encuentran dispersos por el mundo. Estos espías, debido a su situación, no podrían permitirse un sistema de comunicación más sofisticado, pero con una simple radio y sabiendo el número de frecuencia, la hora de emisión de los códigos y su lectura; serían completamente capaces de obtener y dictar órdenes sin ser descubiertos. Este sistema vendría funcionando desde la Guerra Fría, aunque nada es seguro.

Pero... ¿Y las canciones? ¿Y las palabras? Nadie sabe. A menos que seas un espía capacitado para ello, es muy improbable que logres decodificar toda esta información misteriosa incesante, pero puedes intentarlo.

Te he dejado un audio de ejemplo de estas señales, en el que el youtuber CombatientedelOcio logra captar una secuencia de números en español en la frecuencia 11635kHz.