Esta segunda oleada de la pandemia del Coronavirus por la que está atravesando España puede tener un coste muy importante en lo que se refiere al número de fallecidos. Así lo pone de manifiesto un estudio llevado a cabo por la prestigiosa Universidad de Washington, en Estados Unidos, que constata que el virus dejará acumuladas en febrero un total de 58.833 muertes en nuestro país. Además de las incidencias neurológicas que pueden aparecer.

Teniendo en cuenta la tasa mortal que existe en estos momentos, este informe indica que desde estos momentos y hasta febrero de 2021 se producirían 25.000 nuevos decesos como consecuencia de los efectos de la COVID-19.

Es decir, un poco menos de los contabilizados hasta estos momentos que constatarían que la gravedad de la enfermedad no se ha detenido en la primera fase, entre los meses de marzo y junio. Por el contrario, su virulencia va a seguir adelante en los meses de otoño e invierno.

33.000 fallecidos por la pandemia de coronavirus en España

El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de Estados Unidos ha evaluado que España llegará a muy cerca de los 60.000 fallecimientos por coronavirus antes del mes de febrero del próximo año. En este sentido, cabe recordar que los últimos datos facilitados por el Ministerio de Sanidad de España indican que los muertos por la COVID-19 ya superan la barrera de los 33.000 decesos.

Con estas variables estadísticas que manejan desde la Universidad de Washington se estaría ante un escenario en el que los próximos meses fallecerían entre 18.000 y 30.000 personas en función de las previsiones más optimistas y negativas, respectivamente.

La mascarilla impide que las muertes se disparen

De cualquier forma, uno de los datos que aportan las investigaciones es que el uso de la mascarilla está propiciando que el número de muertes no aumente en nuestro país. Siendo uno de los que ha impuesto una serie de medidas más restrictivas para hacer frente al coronavirus. Al punto de ser un instrumento de protección obligatorio para la población, incluso al aire libre.

La decisión por parte de las autoridades políticas y sanitarias es que se mantengan durante los próximos meses, al igual que las medidas que tienen como finalidad el control de la movilidad entre las personas, llegando al confinamiento de algunas poblaciones, como por ejemplo Madrid.

A la espera de la vacuna contra el virus

Si se cumplen las perspectivas de la Universidad de Washington, en España se estaría ante una segunda oleada del coronavirus muy dura.

Precisamente en los meses en los que el frío empieza a darse con mayor intensidad.

Se anticipa que al menos quedaría un 30% más de decesos sobre el nivel de fallecimientos que están contabilizados en estos momentos, sin que por el momento haya aparecido en el mercado una vacuna con la que protegerse de esta enfermedad vírica. Las previsiones apuntan a que las primeras dosis estarán disponibles para la población en el primer trimestre de 2021.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!