La microbiota es el conjunto de microorganismos que se encuentran de forma común y típica en los distintos sitios del cuerpo humano. Estos se encuentran en organismos sanos y no afectan de forma negativa a su salud. Podemos decir que la microbiota normal o típica es una relación simbiótica comensal hospedador, ambos obtienen ventajas el uno del otro, tanto los microorganismos como los individuos.

¿Por qué somos útiles para los microorganismos?

Nuestro cuerpo o el de los animales proporcionan un entorno favorable para el crecimiento de ciertos microorganismos.

Somos ricos en nutrientes orgánicos y poseemos factores de crecimiento que ellos necesitan. También les aportamos una temperatura, Ph y condiciones osmóticas relativamente constantes.

Aun así, cada parte del cuerpo proporciona diferentes condiciones y ventajas a los microorganismos por lo que la microbiota es variada a lo largo del cuerpo humano.

Los microorganismos suelen encontrarse en zonas que están en contacto con el exterior.

Podemos encontrar microbiota en muchas partes de nuestro cuerpo. Encontramos microorganismos en intestino (lugar con mayor abundancia), ojos, boca, piel, mucosas, vagina, etc... Es muy difícil encontrarlos de forma natural en órganos internos o sangre, si se dan en esos lugares ya podemos hablar de una infección.

La microbiota de la boca

Es un lugar con una composición de bacterias muy heterogénea y cambiante.

Esto es debido a varios factores. El primero es la llegada de bacterias oportunistas que desplazan a las anteriores, asentándose ellas. Otro es que la saliva contiene dos sustancias bacteriocidas, lisozimas y bacterioperoxidasas, ambas destruyen a las bacterias si no tienen la defensa adecuada. Finalmente el movimiento de deglución puede arrastras bacterias al estómago donde lo más probable es que mueran debido a los ácidos gástricos.

Aun así, la boca es un ambiente propicio para el asentamiento bacteriano ya que los restos de comida y el poder asentarse sobre los dientes hacen que puedan vivir bien los microorganismos.

Asentamiento sobre el diente

Los dientes influyen mucho en el asentamiento microbiano. Cuando en los primeros años de vida no hay dientes en la boca sobre todo hay bacterias aeróbias y aerotolerantes siendo las anaerobias las desplazadas a una menor densidad.

Cuando aparecen los dientes esto cambia drásticamente ya que son los anaerobios los que han desarrollado mejor el asentamiento sobre los dientes y la hendidura gingival, quedando los otros dos tipos por debajo.

La colonización de las bacterias se produce en las superficies lisas de los dientes, esto es producido por el anclaje inicial de una bacteria que más tarde comienza a formar una colonia. El sitio de anclaje se forma gracias a la fijación de glicoporteínas ácidas de la saliva, lo que crea una película que permite una adherencia firme para los microorganismos.

Esta película solo puede ser colonizada por microorganismos muy específicos, varias especies de Streptococcus. Estos microorganismos poseen un crecimiento muy elevado, lo que les permite formar un área bacteriana espesa que llamamos placa dental. Si la placa aumenta mucho de tamaño comienzan a desarrollarse sobre ella bacterias filamentosas. Estas se hallan embebidas en la matriz formada por Streptococcus y provocan que la capa bacteriana sea mas gruesa. También se agregan posteriormente otros tipos de bacterias como espiroquetas, bacilos Gram + y cocos Gram -.

El motivo por el cual un lugar tan oxigenado sea colonizado mayormente por anaeróbias es debido a que anaerobias facultativas se depositan en la parte externa de la placa consumiendo el oxigeno que llega, además la matriz densa dificulta que el oxigeno penetre en su interior.

Si la placa aumenta en exceso y comienzan a producirse secrecciones ácidas se forman las caries.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más