El gobierno, junto con los sindicatos, han hecho pública la mayor convocatoria para opositores de los últimos años: 250,000 plazas en los próximos tres años. Además, habrá un cupo extra de 67,000 plazas para cubrir jubilaciones. Y, claro, con un país con un 18% de paro, muchas personas se van a presentar a las mismas.

Y, ¿cuáles son las claves, a la hora de presentarnos a una #Oposición?

1. Elige la oposición con cabeza. Ten en cuenta cada uno de estos factores, a la hora de elegir estudiar una oposición: qué funciones vas a desempeñar, qué titulaciones piden, el nivel exigido, el tipo de temario, si es una oposición completamente abierta o sólo para funcionarios, si vas a tener que desplazarte, si lo que vas a ganar te compensa el esfuerzo...

Anuncios
Anuncios

2. Estudia tu situación actual. Si decides estudiar una oposición, piensa si vas a ser capaz de hacer frente a esta situación. ¿Vas a tener tiempo para estudiar? ¿Estás realmente motivado/a? ¿Tienes obligaciones familiares que podrían complicarte la situación? ¿El empleo te va a satisfacer?

3. Es una carrera de resistencia. Ten en cuenta que preparar una oposición se basa en la constancia, en la planificación y en saber dosificar el tiempo.

4. Aprende a planificar el tiempo. Antes de empezar con el temario, tienes que calcular el tiempo que tienes por delante, saber distribuir el propio temario y organizar el tiempo de estudio (con el tiempo que tienes para realizar el examen, en mente). Igualmente, recuerda que vas a necesitar tiempo para repasar el temario que ya tienes estudiado (y, cada vez tendrás más carga de trabajo).

Anuncios

5. Opositar: tener empleo.Quien piensa que opositar no es igual que tener un empleo, entonces, es mejor que no empiece ni engañe a nadie. Una buena manera de comenzar es dedicar cuatro horas diarias; a los tres meses, cuando ya tenemos el hábito de estudio, subir a cinco; a los cuatro meses, a seis. Y, a partir de los seis meses, subir a ocho horas diarias de estudio. Vamos, opositar significa estudiar ocho horas al día, de lunes a viernes. Igual que si estuvieras trabajando.