El #Botox ya no está de moda para triunfar, las series televisivas han venido a rescatar a todas esas grandes damas de la interpretación, que veían como sus carreras a partir de los 40 se marchitaban sin remedio.

Y es que, como dijo recientemente Jimmy Kimmel, en la ceremonia 89 de los Oscars de la Academia "Sí, aceptamos todas las etnias pero discriminamos a los gordos y a los viejos". Las carcajadas del público, sobre todo de las maduritas que había en la sala, confirmaban una realidad cruel. Hace cuánto tiempo no vemos a Glenn Close o Kathleen Turner tan famosas en los `80. Rosanna Arquette impulsó el documental "Buscando a Debra Winger" Por cierto ¿Alguien sabe qué fue de ella?

Mientras algunas actrices, se han sometido al látigo de la industria cinematográfica y al Botox, otras han atesorado belleza en sus arrugas, elegancia y seducción

Estas actrices han sido premiadas por ello con una vida profesional más prolongada.

Anuncios
Anuncios

¿Quién lo ha hecho posible? Señores y señoras atentos, porque en estos momentos suenan las cornetas del Séptimo de Caballería y aparece en escena #HBO, Netflix, Amazon. Todo comenzó en 1999 con "Los Soprano" producida por HBO. Una serie mítica que lo revolucionó absolutamente todo.

Está claro que los gustos de los espectadores han cambiado, por tanto sus modelos de consumo también. Ahora queremos elegir lo que vemos, cómo lo vemos y cuándo lo vemos.

Así que las actrices de televisión que eran las segundonas, ahora se han convertido en esas mujeres a las que todo el mundo ve y sigue temporada tras temporada

Una de las primeras en triunfar fue Sarah Jessica Parker (52 años) en "Sexo en Nueva York" y después vinieron las actrices maduras y oscarizadas como: Patricia Arquette (49 años) en "C.S.I Las Vegas", Meryl Streep (67 años) en "The Nix", Halle Berry (50 años) en "Extant".

Anuncios

Ahora Julia Roberts (49 años) se estrena con "Today will be different".

Y lo último de lo último, el 6 de marzo comienza "Feud: Bette and Joan", que nos cuenta la historia de rivalidad entre Joan Crawford, en la piel de Jessica Lange (67 años) y Bette Davis, recreada por Susan Sarandon (70 años). Y todas ellas sin Botox. Esto ya es otra película ¿No crees? #Mujeres