Los motivos por los que los poros faciales no se cierran con naturalidad como sí lo hacen en otras partes del cuerpo, son múltiples y variados. Por un lado la herencia genética influye mucho en la condición de la piel, por otro la dieta y las condiciones atmosféricas pueden dañar el cutis y dar lugar al surgimiento de puntos negros e imperfecciones.

   Os traemos una serie de consejos fáciles de seguir y que ayudarán a mejorar el aspecto del cutis significativamente:

  • Lavar la cara con agua tibia y jabón es la mejor opción para eliminar las bacterias que obstruyen los poros.
  • Pasar unos cubitos de hielo por el rostro, alrededor de 30 segundos, producirá un efecto tensor sobre el cutis.
  • Beber al menos 2 litros de agua al día. Mantener el cuerpo hidratado es la base para la buena salud de todos sus órganos, incluida la piel.
  • Hay que cuidar mucho la alimentación, asegurándonos de incluir en nuestra dieta vegetales, frutas, proteínas y altos contenidos de omega 3, que podemos encontrar, sobre todo, en pescados azules.
  • Dentro de la sección de alimentación recomendamos también ingerir suficientes cantidades de vitamina C, que es unos de los antioxidantes necesarios para la buena regeneración de los tejidos. Podemos encontrarla principalmente en los cítricos.
  • Un baño de vapor una vez por semana ayuda a que los poros se abran y la suciedad pueda ser eliminada con mayor facilidad. Basta con calentar un poco de agua en un cazo hasta que hierva y, tras apagar el fuego, aproximar la cabeza, con cuidado de no quemarse, y cubrirla con una toalla. Esperar unos minutos y después lavar con agua templada y secar.
  • Una buena exfoliación semanal es fundamental para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. Después de un baño de vapor los poros se abrirán y cualquier exfoliante que se emplee entonces dará mejores resultados. Como tratamientos exfoliantes podemos utilizar cualquier tipo de mascarilla astringente.
  • Utilizar un buen protector solar diariamente. Incluso en otoño e invierno el sol puede dañar de forma significativa nuestra piel y afectar a su textura. Hay que procurar, sin embargo, encontrar el protector solar acorde a cada tipo de piel, puesto que suelen ser cremas con alto contenido graso, lo que puede revertir en la obstrucción de los poros que estamos intentando limpiar.

   Siguiendo estas rutinas básicas el aspecto de nuestro cutis mejorará en unas pocas semanas, haciendo  que el tamaño de los poros disminuya y la piel del rostro se alise.

Anuncios
Anuncios

#Google #Calidad de vida