Este sábado, se celebraban marchas de mujeres contra las políticas de #Trump en varias partes del mundo. Las marchas estuvieron protagonizadas por famosos como la actriz Ashley Judd, que recitaba un poema en el que se preguntaba por qué los tampones eran cargados de impuestos mientras que la Viagra no. La verdad es que mientras Judd contaba su preocupación, miles de mujeres y niñas están siendo obligadas a formar parte del mercado de esclavitud sexual en Estado Islámico. ISIS ha institucionalizado una cultura de violación y esclavitud sexual, que se convierte en una guerra contra la #Mujer. Hasta se ha publicado una lista de precios de niñas cristianas y yazidies, incluso ofrecen jóvenes de 9 años de edad.

El fundador y presidente de la organización internacional por los derechos humanos de los Yazidies Mirza Ismail, afirmaba en el congreso de los Estados Unidos, que las cifras de secuestradas para el mercado de esclavitud sexual podría rondar las 7.000 mujeres. Algunas de las victimas entrevistadas en el norte de Iraq que consiguieron escapar, relatan que han tenido que ver en múltiples ocasiones a menores de entre 7 y 10 años morir desangradas tras ser violadas por militantes de ISIS en repetidas ocasiones durante un día. Las chicas yazidies que se niegan a convertirse al islam y casarse con miembros del #Estado Islámico son quemadas vivas. Una de las supervivientes relata como una niña de 10 años era golpeada con piedras por no querer marcharse con un hombre de 40, y hubiera sido quemada viva de no haberse ido con él. Los yihadistas compraban y vendían las niñas sin precio fijo, sin un valor base, diciéndoles que eran un botín de guerra, esclavas sexuales nada más, llegando a intercambiarlas por cartones de cigarrillos.

Pero las redes de la esclavitud sexual de ISIS no solo se quedan en el Estado Islámico, un documento recientemente desclasificado demuestra que se venden esclavas sexuales en Turquía. En Gaziantep, al sudeste de Turquía, existe un mercado de esclavitud sexual donde se están vendiendo mujeres y niñas. Esta ciudad se ha hecho conocida por la extensa influencia de ISIS, ante la pasividad del gobierno turco. Estas amenazas no fueron suficientes para amedrentar a los defensores de los derechos de la mujer que protestaban contra su gobierno, permitiéndonos conocer esta historia hoy.