El invierno no tiene porque ser tan malo...incluso resulta hermoso aunque sea frío. En Canadá bien saben de qué se trata y han querido dar un homenaje a esta época del año creando una de las carreteras más hermosas que se hayan visto. Se trata de una carretera entera de hielo que recorre unos 11 kilómetros para que el invierno toque a las puertas del pueblecito de Edmonton lleno de amor y color, y eso que hablamos de una ciudad muy fría en la provincia canadiense de Alberta.

En esta zona las bajas temperaturas limitan en gran medida a los residentes tanto en los movimientos como en las actividades normales de la vida diaria.

Anuncios
Anuncios

El arquitecto Matt Gibbs ya lo había puesto en marcha hace unos años, pero su idea no se ha podido hacer realidad hasta ahora y ha sido gracias al Winter Cities Shake-up, un evento dedicado a la promoción turística de la ciudad. Pero al fin llegó su hora y Freezeway tomó forma. Los resultados son espectaculares.

A la práctica, el arquitecto propone un camino que convierte una parte de la acera y utiliza diferentes espacios que antes no se utilizaban. Es más, la creación de esta carretera sirve a dos propósitos:en invierno una pista de hielo y en verano un carril bici. Así que no se le puede pedir más.

Además es una propuesta que trae muchos beneficios para la ciudad y para los habitantes a parte de ser una infraestructura útil a la ciudad. Pongamos por ejemplo el aspecto de la salud. Todo el mundo sabe que caminar es bueno para la salud, pero ¿quién va a ir a pasear por la calle a esas bajas temperaturas sin que haya algo que los motive?. De hecho, las personas que viven en esa zona en épocas del año como invierno tienden a ser más sedentarios.

Anuncios

Luego está el aspecto medio ambiental:no se usa ningún vehículo de motor, lo que significa menos contaminación y la posterior adopción de estilos de vida más sostenibles.

Una primera parte de la carretera Freezeway estará lista para el próximo año. Serán los primeros 400 metros cerca del Victoria Park Oval. Gibbs presentó su proyecto para Coldscapes, un concurso que premia las ideas más innovadoras de la ciudad más fría como Edmonton que, durante cinco meses al año, tiene temperaturas bajo cero.

Actualmente los pasajeros utilizan un paso inferior que evita la congelación. Ideas similares ya existen en Helsinki, y en Ottawa, otra ciudad canadiense que durante la estación fría transforma el canal Rideau en una enorme pista de hielo, casi ocho kilómetros de largo. #Ecología #Emprendedores