Recuerda Concha Velasco que en las Navidades, Año Nuevo y Reyes para ella eran días interminables llenos de depresión y angustia. Es normal que en estas fiestas muchas personas sientan angustias, depresión y hasta ganas de suicidarse. Según las estadísticas que ha realizado la Universidad de Madrid el año pasado, las personas que padecen angustias, depresión y que llegan al suicidio han llegado a 4.357 en todo el país.

Pero, ¿por qué ocurre? La mayoría de la gente se encuentra en estado de crisis interna y externa. El tiempo apocalíptico que se vive hoy en día lleva a la gente a replantearse si es o no conveniente continuar viviendo. El dolor que se vive de los desahucios, las pérdidas de seres queridos, la pérdida del trabajo, los hijos que abandonan a sus padres en geriátricos o no les visitan, hacen que las personas se sumerjan en la angustia y depresión.

El no buscar salidas para esas angustias ayuda a que la mente del ser humano, busque "salidas rápidas" como el suicidio para no pensar ni despertar jamás. En estas épocas hay un teléfono llamado, Teléfono de la Esperanza que ayuda justamente a estas personas con ganas de suicidarse.

Según sus estadísticas, unas 300.000 personas llaman a lo largo de Navidad, Año Nuevo y Reyes; comentan que 8 de cada 100 personas, se suicidan, sin embargo, ellos les buscan salidas para que la persona no cometa el error de matarse. Las edades de las personas que llaman al Teléfono de la Esperanza, oscilan entre los 15 años y los 65 años. Y cuando llaman se les dice, que hay miles de cosas buenas por las que seguir luchando día a día, porque sus vidas valen mucho, porque ellas son muy importante para la sociedad, porque solo está en la mente de cada uno llevarse por esta enfermedad que es la angustia y depresión que debe ser tratada para que ellos no caigan en esto, en estos días en que debe ser alegría.

A veces un llamado a este teléfono conforta a un alma angustiada. Concha Velasco ha comentado en la revista Pronto que su vida cambió cuando habló con su nuera porque le veía mal, triste por todos los malos momentos vividos, su soledad interna, su enfermedad que hoy, gracias a Dios está mejorando día a día, porque tiene unos hijos y nietos maravillosos y porque su familia le ama ha concluido. #Navidad