En esta segunda entrega continuaremos hablando con el español Óscar Fuentes, un clicloviajero que está haciendo un recorrido por Latinoamérica desde México hasta Argentina con solo un trasporte de dos ruedas, su bicicleta. Un joven alegre y lleno de energía que contagia a cada lugar que visita.

Obstáculos en el camino

La mayoría de los obstáculos que tuvo Óscar en su viaje fueron más psicológicos que físicos. El verdadero impedimento fue tomar la decisión de irse, " dejar lo que hasta el momento tenía construido en mi vida, para dedicarme plenamente a viajar, dejar de hacer juicios de valor a mí mismo, planteándome de que sí hacía lo correcto", comentó Fuentes.

Para Óscar lo correcto era lograr tener una vida de “éxito, " vivía en la carrera del “tener”, un trabajo estable, un salario que me permitiese un auto, una casa, un celular último modelo, un viaje todo incluido, aunque no me sintiese feliz con todo ello. Era una rutina vacía de emociones que no me sorprendía, falta de nuevas experiencias de nuevos aires y vivencias que me llenaran, en definitiva, necesitaba hacer lo que más me gustaba cuando era pequeño, tener aventuras, acampar ¡Creerme un explorador!

".

La mejor anécdota

Si de anécdotas se trata se quedaría corto de tantas que tiene de este viaje. Pero, una de las mejores y divertidas experiencia que hasta ahora se ha encontrado Óscar es pasar unos días con los bomberos del Salvador y el momento en que lo invitaron a que los acompañara a apagar un pequeño incendio. Se dirigían a un pueblo en dirección hacía Honduras, pero cuando ya iban a mitad de camino, les comunicaron por la radio que los vecinos habían logrado apagarlo y lamentablemente se tuvieron que devolver.

Óscar se quedó con las ganas de adrenalina y la indumentaria completa, botas, guantes, casco, chaqueta y pantalón ignífugos. Bueno, Óscar, será para la próxima.

Un país muy solidario

De todos los países que el cicloviajero recorrió, piensa que Colombia fue el país que mejor lo recibió y donde más ayuda tuvo. "Desde comida, hospedaje, reparaciones, ayuda de todo tipo y muchos amigos en el camino.

Así que llevo en mi corazón esa maravillosa tierra donde verdaderamente amé la vida."

Consejos para alguien que quiere realizar una travesía así

La única recomendación que él puede dar va más allá de los aspectos técnicos o económicos, lo verdaderamente importante es "tener el valor y las ganas, creerse capaces de llegar donde se propongan, ser flexibles y adaptarse con buena actitud a las circunstancias que el viaje les pondrá delante.

El camino les hará llegar los recursos y todo lo necesarios para continuar".

"Un viaje así es un máster, un aprendizaje continuo y una lección tras otra que te atrevas a vivir algo maravilloso e impensable desde el sillón de casa, lleno aventuras, amigos y momentos inolvidables", comentó Óscar.

Y desde aquí te deseamos mucho éxito y que llenes de alegría y buen rollo a tu próximo destino.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!