En una casa las puertas prácticamente son el elemento principal. Desde la entrada a la casa hasta el acceso a distintas áreas dentro de las mismas, siempre hay que abrir o cerrar una puerta. En algunos países el índice de inseguridad [VIDEO] cada día sube más y es de vital importancia que elijas una puerta de calidad.

Puerta principal

Es la puerta que casi siempre está al frente de la casa. Si la elijes de madera deberá ser del tipo maciza. Si es posible debería llevar algunas barras internas o por lo menos en los bordes.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Es recomendable 2 cerraduras de por lo menos 2 pases de seguridad. Un ojo de visión. Hay puertas especiales de madera que aunque son muy costosas ofrecen casi 100 % de protección.

Según las estadísticas los ladrones buscan casas donde no tengan que hacer mucho ruido para entrar. Una puerta como la que describimos no podrán abrirla sin hacer ruido. Por supuesto también sería recomendable colocar justo detrás de la puerta un accesorio que accione una alarma tipo sirena enfrente de la casa, es decir cuando salgas de la casa la activas o en la noche antes de dormir y si alguien llegara a abrir la puerta empezaría a sonar y advertirá a todos los vecinos.

De acceso para otras áreas

Muchas veces en la cocina o en el lavadero hay puertas auxiliares o secundarias. Como estas permiten la entrada a la casa deben ser de la misma seguridad que la principal. Quizás implica un gasto elevado pero es por medida de seguridad.

Las puertas de las habitaciones y baños, pueden ser del mismo color de la principal aunque no tienen que ser de madera maciza.

Sin embargo la de la habitación matrimonial es recomendable que sea maciza ya que así hay mayor privacidad.

Fabricarlas o comprarlas

Las puertas por lo general ya vienen con medidas comerciales. Pero si quieres un modelo diseñado por ti puedes contratar a un carpintero quien posiblemente te muestre los modelos que están en su capacidad hacer, la ventaja de hacerlo así es que la puerta queda a la medida.

Algunas cocinas no son abiertas, en estos casos se puede colocar una puerta que separe los ambientes. La madera debe ser lo más parecido a los armarios de la cocina para que haya armonía. En algunas tiendas venden puertas sin lijar ni pintar, incluso sin el hueco para la cerradura, prácticamente igual necesitas contratar a un carpintero, con la diferencia de que la madera es de inferior calidad. A la hora de decidir si fabricarla o comprarla piensa en calidad y diseño antes de en economía.