Los usuarios de Windows se han encontrado con un problema que no se esperaban: la última actualización de Windows Defender podría bloquear el equipo cuando se intenta poner en marcha.

Otros problemas de las actualizaciones han sido el borrado de archivos

También la última actualización llevada a cabo del sistema Windows podría borrar archivos del ordenador del usuario y Microsoft no sabe cómo encontrar solución a este problema.

Windows ha vuelto a recibir quejas por las últimas actualizaciones llevadas a cabo de su sistema operativo estrella, el Windows 10. Ya el pasado mes de mayo las actualizaciones dieron problemas y la actualización del pasado mes de octubre borraba los ficheros de los usuarios de sus ordenadores.

La última actualización puede impedir encender el ordenador

Pues la última actualización llevada a cabo en Windows Defender, una vez haya sido completada, puede provocar que el ordenador no se ponga en marcha.

Este problema ha sido reconocido por la propia empresa Microsoft y ya ha advertido de los mismos a la INCIBE (siglas del Instituto Nacional de Ciberseguridad). Los problemas con esta última actualización afectarían a todas las versiones de Windows 10 (tanto Enterprise, Pro, como Home) y a Windows Server 2016. La empresa cree que el fallo afectaría a los ordenadores con la función Secure Boot activa en la BIOS de su equipo.

Por otro lado, desde el INCIBE avisan que la actualización podría llegar a generar más problemas todavía a causa de un cambio en la localización de la ruta donde se produce la susodicha actualización. Este hecho podría llegar a provocar que muchas descargas del usuario se bloqueasen cuando el programa de control de ejecución de aplicaciones del sistema Windows, conocido como AppLocker, estuviera en estado activo.

En caso de duda, lo que se recomienda es no actualizar Windows Defender hasta que el problema haya sido completamente solventado por los expertos de Windows.

Pero, si ya se ha actualizado y el equipo está presentando problemas, habría que seguir estos pasos según se informa en la página web oficial de Windows

  1. Lo primero sería reiniciar el ordenador y entrar en el BIOS

  2. Ya dentro del BIOS, habría que deshabilitar el Secure Boot, los cambios se guardan y se reinicia de nuevo el aparato.

  3. Ahora hay que abrir la ventana de comandos e introducir este texto: “%programdata%MicrosoftWindowsDefenderPlatform4.18.1901-7MpCmdRun.exe2-revertplatform

  4. Dejar un minuto de tiempo de espera y ejecutar estos comandos;

    4.1 sc query windefend para llevar a cabo la comprobación de que Windows Defender ya está funcionando.

    4.2 sc qc windefend para poder comprobar que Windows Defender no está en 4.19.1901.7

  5. Reiniciar por última vez el ordenador, entrar en el BIOS y volver a habilitar el Secure Boot.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más