La tecnología ha aparecido en nuestro mundo como el dinosaurio, difícil de mantener en nuestra habitación, ya que esta repentina aparición de opciones y herramientas, nos mantiene constantemente desconcertados. Actualización tras actualización, seguimos aprendiendo como disponer de todos los desplegados y la información contenida en cada una de las aplicaciones. El público en general, aún no tiene un conocimiento completo al utilizar una plataforma al 80%, pero sin duda, mientras más apps tengas en tu móvil, será mucho mayor la presión de consumir otros productos y servicios –aunque no necesariamente los consumas, y terminen consumiéndote ellos a ti la mayor parte del tiempo –.

Hay adultos que apenas pueden comprender toda la configuración de su Smartphone.

¿Estamos en riesgo continuo, con estas tecnologías, que van creciendo a pasos agigantados? Si, tal vez deberíamos hacer una pausa, y pensar porqué hemos elegido estas aplicaciones por encima de otras. Simplemente clicamos y clicamos, sin siquiera ver el acceso que tienen estos servicios a nuestra información –otro tema preocupante – ante la poca privacidad que poseemos en nuestro hogar. Niños, adolescentes, adultos y ancianos, todos estamos conectados ¿Pero a qué costo y bajo qué mandato obligatorio, esto se vuelve una necesidad? Lo hacen parecer como la última instancia para comunicarse e informarse, si no llegarás a estar en el grupo de la novedad, simplemente, la estrategia de mercado funciona, y el único menos actualizado eres tú, te vuelves inútil para la vida, aunque esto no sea verdad del todo.

Testimonios válidos de los más jóvenes

Muchos niños y adolescentes están incorporados a las redes sociales, como todos los demás por la revolución tecnológica, que nos tiene completamente inmersos. Algunos de estos jóvenes –a pesar de que los términos en edad tanto de Facebook como de Youtube son de 13 años como mínimo – no comprenden al 100% las políticas que se despliegan de cada app y simplemente igual que los adultos, pinchan aquí y allá, sin saber que su privacidad está en juego.

Políticas de apps incomprensibles

La reciente investigación que realizó la BBC, confirmó que es impropio para estos menores el comprender un lenguaje tan elaborado, en lo estipulado en los términos. La información contenida en las políticas es de comprensión universitaria, por lo que si un adolescente o niño leyera todos los estatutos, en verdad no habría manera de que pudiera entender las condiciones del contrato y aún los adultos no lo entienden con claridad.

Ante este laberinto donde nuestra privacidad es expuesta, hace falta un resumen comprensible de los apartados de todas las apps, para que los usuarios puedan estar protegidos bajo un discernimiento consciente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!