Los datos son uno de los bienes más apreciados en la actualidad, haciéndole honor a la frase, el conocimiento es poder. En pleno siglo XXI, las comunicaciones han sido decisivas para tomar el control, en cuestión al consumo y a la manera en que percibimos el mundo. Los niños de hoy consumen productos visuales que invitan al consumo, de otros productos físicos, pero de la misma línea.

Obtener el dato, para conocer qué tipo de preferencia tienen los clientes, es como la gansa de los huevos de oro, la información multiplica el capital en proporciones insospechadas, y desgraciadamente, todos estamos dispuestos a ceder un “poco de información” por unos simples segundos de entretenimiento en cualquier aplicación.

No sabemos qué tipo de implicaciones, tenga el dato en el futuro, si este se convertirá en moneda de cambio para adquirir productos y servicios, o tendrá consecuencias graduales, en nuestra sociedad y en el intercambio del comercio internacional.

Es desconcertante la explotación de información y como sigue incrementándose con el pasar de los meses, sin que la población en general tome cartas en el asunto. La adicción está comiéndonos y dejamos que nos trituré entre el servicio de mensajería instantánea, y las plataformas de video, que atrapan a nuestros cerebros, con el meme y la ininterrumpida compilación de infinitos temas, que denigran el verdadero conocimiento, todo por la cultura mediática de lo absurdo.

Incógnitas en la Innovación

Los emporios en comunicación, buscan introducirse en otros mercados, y para esto invierten en investigaciones, para la creación de nuevos productos, que contengan y remarquen por sobre todas las cosas, la innovación en cada una de sus piezas. Pero los secretos mejor guardados, llegan a filtrarse – precisamente – con la ayuda estos dispositivos para facilitarnos la vida.

La compañía Apple –a la que Steve Jobs diera vida – ha aprendido que la propia tecnología puede estar en tu contra.

Secretos revelados

El robo actual de Apple tiene a todos los demás competidores a la defensiva. Luego de que Xiaolang Zhang realizará varias descargas, a su ordenador personal con el nombre “anteproyecto” de una placa de circuito, el un prototipo de automóvil que se conduce prácticamente solo, el empleado de la misma compañía fue arrestado y acusado por el FBI, por robo de secretos comerciales.

El señor Zhang, colaboró con el proyecto de autos sin conductor de Apple. Ahora queda a disposición de la ley, bajo dos opciones aún no concretas, una multa de $ 250,000 (£ 189,000) o en el peor de los escenarios si se demuestra su culpabilidad, será puesto en prisión por 10 años

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!