Google lidera muchos terrenos, pero principalmente el producto estrella de la compañía es su motor de búsqueda. Todo el mundo le hace constantemente preguntas, todos los días de sus vidas. El almacenamiento de datos sobre nosotros y nuestros hábitos de navegación limitan los temas que luego encontramos, minimizando la capacidad de exploración de fuentes. Eso es mucha información útil que le regalamos entre todos a Google, y mucha información que, a la vez, nos perdemos.

Tanto Microsoft como este deberían ser desencorchados de los ajustes preliminares de todos nuestros dispositivos.

Pero no es así, de modo que (aunque pueda dar mucha pereza acostumbrarse) no está de más usar algún otro motor de búsqueda en lugar o además de a los que estamos habituados.

Motores de búsqueda opcionales a Google

  • Ecosia: muchos habrán oído hablar del famoso buscador que planta árboles con tus búsquedas. No funciona tanto por búsquedas sino por clicks en sus anuncios, pero si estás comprometido con el medio ambiente, evidentemente engrosar su afluente de usuarios aporta más que donarle tus datos a otro buscador. Es bastante impresionante que lleve más de 6 millones de árboles plantados.
  • DuckDuckGo: es el motor de búsqueda más fiable dentro de los que no rastrean los datos de los usuarios. No le da importancia a la relevancia de posicionamiento de la web, sino a responder preguntas específicas. Además de quitarte los anuncios y resultados patrocinados que Google ya ha atornillado sistemáticamente, no guarda ni comparte tu información o tu historial. DuckDuckGo ofrece a todo el mundo los mismos resultados.
  • StartPage: de Ixquick, el “motor de búsqueda más confidencial del mundo”. En los años 90 tuvo bastante reconocimiento. Utiliza el propio motor de Google - por lo que los resultados no varían - pero protegiendo por completo la intimidad. Si no te apetece adaptarte a otro buscador, pero valoras la privacidad, esta es la mejor opción.
  • Yippi: es el buscador de la Red Profunda. Se adentra en todos los rinconces para encontrar información de gobierno, instituciones, etc.
  • Internet archive: remontándose al propósito inicial de la World Wilde Web, es la hemerotéca de la red. Se pueden encontrar documentos desde 1999 que se han ido archivando y guardando. Para trabajos de investigación resulta una herramienta genial.

Buscadores para otras lenguas

  • Yandex: si alguna vez te has preguntado cómo se las apañan en Rusia para dar con resultados en cirílico, la respuesta es Yandex (Яндекс). Solo un 20% de la población en Rusia utiliza Google. Esta web ofrece redes análogas a Flickr, LinkedIn o Xing.
  • Ayna: lo mismo que el anterior, pero con lenguas arábigas. Aunque la mayor parte de páginas que encontremos estén en idiomas que somos capaces de leer, este motor de búsqueda tiene unos 280 millones de usuarios entre el Medio Este y el Norte de África, otra muestra de que somos direccionados según qué buscador utilicemos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!