La situación del Covid en los hospitales es bastante complicada pero cuando llegan noticias de este tipo parece imposible que esto pueda llegar a ocurrir en centros sanitarios. Carlo Mosca, jefe de emergencias del hospital de Montichiari, en Brescia, Italia, ha sido detenido este lunes 25 de enero. El médico ha sido acusado de suministrar medicamentos con un efecto sedante y bloqueante neuromuscular a enfermos de Coronavirus, lo que habría provocado la muerte de dos pacientes, de 61 y 80 años.

El doctor Mosca ha sido acusado de homicidio voluntario

El doctor Mosca fue detenido este lunes por un delito de homicidio voluntario.

La solicitud de la Fiscalía, que ha sido aceptada, pedía el arresto domiciliario del Carlo Mosca porque los investigadores indican que puede existir riesgo de reincidir en el delito. Por su parte, el hospital de Brescia donde ejercía como sanitario, ya ha prescindido de sus servicios.

Parece ser que los hechos ocurrieron en marzo de 2020, en la peor época de la pandemia, cuando el alto número de contagios saturó a los centros sanitarios. Tras dos meses, la policía italiana comenzó su investigación por las sospechas y a conseguir una averiguación sobre la probabilidad de que estos pacientes hubiesen fallecido en dicho hospital por prácticas médicas.

Las autopsias de los cuerpos revelaron la administración de fármacos anestésicos

Después de examinar la historia clínica de varios enfermos por coronavirus, descubrieron un empeoramiento inesperado, sin una justificación aparente.

Tres cuerpos fueron exhumados para una posterior autopsia e investigaciones toxicológicas. Los resultados mostraron que, en los tejidos y órganos de uno de los fallecidos, se halló un medicamento sedante.

En el historial clínico de este paciente no hay constancia de la aplicación de este tipo de sustancia, lo que parece indicar que el causante de la muerte fue el doctor Mosca, por lo que también se añadiría un delito de falsificación de documento.

De los tres fallecidos sobre los que se refiere la investigación, solo hay datos clarividentes en dos de ellos porque el cuerpo del tercero, en cuestión, fue incinerado. Después de la conclusión de las autopsias, el doctor Carlo Mosca, según informa el juez en su orden de prisión, pidió a sus compañeros del hospital pactar una versión de los hechos y a revelar datos falsos.

Aunque, si es cierto, que el juez del caso señala que ningún sanitario denunció los hechos antes de la denuncia del 23 de abril, a pesar de que la mayoría de ellos conocían la manera de actuar del doctor Mosca. Según los datos de la investigación se ha conocido que el doctor es padece de una fuerte ansiedad por atender un creciente número de casos de coronavirus.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!