El domingo día 11 de octubre los bomberos tuvieron que acudir a un hotel de Alicante, más exactamente en Mutxamel, porque a un niño pequeño de dos años se le había quedado atascada su pequeña cabeza en una barandilla del balcón que tenía la habitación en que se hospedaba con sus padres.

Un buen susto para el niño y para los padres

Este acontecimiento ha sucedido el domingo 11 de octubre a las doce menos veinte y los bomberos que se tuvieron que desplazar hasta el hotel fueron los del parque de San Vicente, que para ayudar al menor tuvieron que cortar un trozo de la barandilla utilizando un holmatro electrónico multiusos, una herramienta que puede separar, cortar y apretar, logrando liberar al pequeño niño de la barandilla sin ningún problema, ni complicación que lo afectara o dañara.

En la siguiente imagen se puede ver el momento que los bomberos están trabajando para ayudar al pequeño niño a sacar la cabeza de la barandilla del balcón, posteado en la cuenta oficial del Consorcio de Bomberos de Alicante.

Los Niños pequeños precisan supervisión de sus padres para que no ocurra ninguna desgracia más en los balcones, que pueden ser una trampa mortal. Afortunadamente para este niño y su familia, solo ha sido un susto y lo más probable es que no haga más travesuras de este estilo.

Otros niños que han sido rescatados por los bomberos

Este pequeño niño no ha sido el primero y no será el último que ha estado en apuros y ha tenido que acudir los especialistas en siniestros a rescatarlos. Ya que el año pasado, también en Alicante, los bomberos tuvieron que rescatar a un niño de 8 años porque se había precipitado en una zanja de 50 centímetros de profundidad.

En Alcobendas, municipio de Madrid, un niño de 8 años estuvo casi seis horas con el dedo atrapado en una mesa de forja. Otro niño en este año también tuvo que acudir los bomberos porque se había quedado atascado en una tubería.

Hace unos años los bomberos tuvieron que rescatar a unos diecinueve niños aproximadamente, ya que quedaron atrapados en un autobús escolar por el incremento del río, esto pasó en Álava, País Vasco, en el año 2017.

Hace tres años también rescataron a un niño que quedó atrapado en unos barrotes de hierro en el parque infantil de los Jardines del Prado en Ciudad Real, exactamente en Tomelloso, municipio al noreste de la provincia de Ciudad Real, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha.

También fuera de España ocurren accidentes infantiles y deben rescatar a niños: en China, durante la pandemia, en marzo pasado, un chiquillo de 5 años tuvo que ser socorrido por los bomberos, ya que se quedó atrapado en el interior lavadora donde entró para jugar y luego no pudo salir por el agujero de tan pequeño que era. Los bomberos debieron cortar el electrodoméstico para sacarlo.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!