El tren en el que viajaban 33 personas ha descarrilado a tan solo 500 metros de la estación de Torrijos, en Toledo. No ha habido heridos. El aviso al 112 tuvo lugar a las 19:41 horas. A pesar de todo hubo suerte: durante el descarrilamiento, el tren no llegó a volcar, lo que habría provocado una tragedia mayor. El descarrilamiento tuvo lugar en el kilómetro 84 de la vía férrea.

Es la segunda gran avería de un tren de la ruta de Extremadura

Hasta la zona se desplazaron rápidamente los efectivos de Protección Civil de Torrijos, Policía Local y Guardia Civil, además de una ambulancia de Soporte Vital médico de Urgencias y una UVI, por si hubiera habido heridos.

Renfe comunicó a sus clientes, a través de sus redes sociales, que empezaría a gestionar de manera inmediata el transporte alternativo de todos los pasajeros que se han visto afectados y que se vieron obligados a realizar un pequeño tramo en autobús para, después, volver a subirse a otro tren y poder llegar a su destino.

Este nuevo descarrilamiento se suma a las cotidianas incidencias que tienen lugar en las vías del tren que circula por la Comunidad de Extremadura. Por ejemplo, el Día de Año Nuevo tuvieron lugar tres incidencias que llevaron a los 162 pasajeros a quedar atrapados en medio de la nada en plena noche. El Gobierno socialista liderado por Fernández Vara llegó a llamar “inútiles” a los responsables de Renfe y exigió una respuesta por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

La Guardia Civil está investigando el sabotaje de la línea

José Luis Ábalos, actual ministro de Fomento, culpa a la falta de interés durante el Gobierno del Partido Popular de ser la causa de estos problemas con el tren en Extremadura. Según RENFE, el incidente ha sido causado por una avería en el tren, que acabó saliendo del eje y una vez los viajeros hubieran salido del tren, se iniciarían los trabajos para retirar el convoy de la vía.

De acuerdo al presidente del comité de empresa de Adif en la provincia de Toledo, Enrique Clavero, el accidente fue un sabotaje. No se sabe quién está detrás del mismo, todavía, pero en la estación de ferrocarril de Torrijos se había denunciado varios intentos de sabotaje. Según Clavero hubo suerte que el trozo de carril que se colocó sobre las vías no provocase que el tren descarrilase, ya que, estaríamos hablando de víctimas mortales.

En el momento del accidente, había gente en la estación esperando a que llegase el tren y hay casas a muy poca distancia de la vía.