La noticia lejos de ser anecdótica, constata un dramático desajuste sexual por el que pasa una parte muy pequeña de la sociedad. En esta ocasión, representado por la detención de un varón por mantener relaciones sexuales de forma repetida con una yegua y una potra.

El suceso ha tenido lugar en Palma de Mallorca y fue denunciado por los dueños de una finca de campo en la localidad mallorquina de Alcúdia, como consecuencia de las claras sospechas que albergaban sobre el maltrato que estaban sufriendo los Animales. No en vano, advirtieron con una enorme sorpresa que los equinos presentaban unas fuertes heridas en la zona vaginal.

Ante sus sospechas decidieron actuar con especial contundencia al instalar en el establo unas cámaras de vigilancia para constatar lo que realmente estaba pasando con sus animales. Pero lo que no podían imaginar desde un principio es que las grabaciones pusieron al descubierto como un hombre de mediana edad penetraba tanto a la yegua como a la potra. Pero no contento con realizar estas deplorables prácticas sexuales con animales, también decidió introducir diversa clases de objetos en los órganos sexuales de los equinos.

Fue grabado por las cámaras de seguridad

Tras la constatación de los hechos, interpusieron la oportuna denuncia ante los cuerpos de seguridad del estado. Para que finalmente, agentes de la Guardia Civil detuviesen a la persona encargada de realizar estos actos de zoofilia.

No sin ciertas dificultades para su identificación. Tras las investigaciones policiales se llegó a su detención en un lugar muy cercano a la finca en donde se desarrollaron estos hechos tan lamentables.

Se desconoce su nombre, pero si se sabe que es un hombre en torno a 50 años y que no tenía ninguna clase de relaciones con los propietarios del establo balear.

Tampoco se ha constado si tenía antecedentes penales por realizar estos mismos actos de bestialismo.

Estas prácticas están penadas con hasta un año de prisión

Desde luego que esta clase de relaciones tan atípicas no le va a salir gratis al inculpado. No en vano, el artículo 337 del actual Código Penal establece penas que oscilan entre tres meses y un día a un año de prisión.

Que es la condena que le puede caer tras el juicio por el que pasará esta persona en los próximos días. Además del gran rechazo que produce en una buena parte de la sociedad española.

Por otra parte, tampoco puede descartarse que este personaje de las Islas Baleares pueda ser denunciado por alguna asociación de defensa de los animales, con acusaciones de maltrato animal y explotación sexual, más allá de otras actuaciones judiciales por parte de los dueños del establo en donde se consumó el acto.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!