El policía malagueño, Antonio Jesús Martín Lozano, quien trabajaba como miembro de la V Unidad de Intervención Policial, UIP, es el segundo agente de la Policía Nacional muerto en Mágala por el Coronavirus, después de haber pasado, al menos, cinco días hospitalizado.

El agente Martín Lozano, de 51 años de edad, arribó a Canarias el pasado 30 de diciembre, tras su participación en el dispositivo especial que fue habilitado por la problemática migratoria, sin embargo, dadas las condiciones de salud que presentó fue ingresado en un hospital al día siguiente.

El agente policial fue intubado, desde el mismo momento en que fue ingresado en la clínica Padre San Antonio de Málaga, donde falleció la mañana de este lunes.

Los compañeros de Martín Lozano del Grupo Gamo 30 se encuentran actualmente en cuarentena, debido a la urgente necesidad de protegerlos ante el brote de esta enfermedad. El sindicato Jupol envió el siguiente mensaje en sus redes sociales: “mandamos toda nuestra energía y muchos ánimos para su familia”.

Sebastián Sabariego fue el primer agente policial de Málaga fallecido por coronavirus

Por otra parte, Sebastián Sabariego, inspector de la policía, después de un mes de haber estado hospitalizado, se había convertido en el primer agente perteneciente a la Policía Nacional de Málaga, que ha fallecido de coronavirus.

Después de varias semanas luchando contra esta enfermedad en la clínica El Ángel, Sabariego ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, tras haber empeorado su estado de salud, hasta su fallecimiento el pasado 23 de abril. Su féretro fue escoltado por sus compañeros hasta el cementerio, como un gesto de reconocimiento.

Sabariego era padre de dos hijos de 18 y 22 años y natural de Sevilla, también amante de la historia, la lectura y el cine clásico.

Había ingresado en la Policía Nacional en 1987 y Cataluña fue su primer destino. En 1991 llegó a Málaga donde ingresó en la Brigada Provincial de la Policía Científica, unidad en la cual desarrolló su carrera y se destacó efectuando inspecciones oculares.

La labor de Sabariego fue clave para que quienes resulten como autores de delitos de sangre, atracos o robos, terminen respondiendo ante la justicia.

Su entorno social cercano y quienes lo trataban ocasionalmente dijeron que era una “persona muy amable”, debido a su calidez.

Adicionalmente, uno de los compañeros de Sabariego declaró que “su muerte ha sido un duro golpe” y lamentó que el agente fallecido “era una persona joven, un padre de familia y sin patologías previas”. Su familia comenzó un proceso para que su fallecimiento sea considerado como un acto de servicio.

Málaga presenta un repunte de COVID-19

Algunos indicios revelan que posiblemente el agente de la UIP se contagió en Canarias, pero actualmente en la provincial malagueña se ha presentado en estos días un repunte de los contagios de coronavirus.

Al respecto, la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía informó que este domingo se registraron 503 nuevos casos, cuatro personas fueron hospitalizadas, mientras cinco fallecieron.

Este lunes 152 pacientes permanecen hospitalizados, de las cuales 20 están recluidas en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI. La cantidad de muertos por la enfermedad de coronavirus continúa creciendo, tras los cinco fallecimientos de ayer, hasta las 787 víctimas mortales. El total de pacientes sanados avanzó a 142 y elevó el acumulado a unas 35.699 personas.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!