Los centros de salud y hospitales de España enfrentan una crisis sin igual, viéndose superados por la avalancha de pacientes que necesitan atención en las UCI. Actualmente la problemática ha llegado a tal nivel que incluso se ha producido la saturación de servicios sanitarios, obligando a diversas comunidades autónomas a paralizar sus operaciones hasta conseguir de nuevo el control.

La tercera ola de COVID-19 supera las capacidades en las UCI de varias regiones

El Coronavirus ha arrasado con récords respecto a las pandemias ocurridas en España, todo debido a su rápida propagación entre la población.

Los sistemas sanitarios han colocado todas sus alertas y actualmente están en estado crítico. Una repentina avalancha de infectados ha preocupado a las autoridades dentro de los centros de salud, los cuales se han visto sobrepasados por el incremento de ingresos hospitalarios, además de la rápida ocupación de todas las camas dentro de las UCI.

Se han realizado pruebas diagnósticas, donde las tasas de muertes diarias se mueven de forma similar a la primera ola, una ventaja que demuestra una preparación más adecuada de parte de los hospitales. A pesar de contar con un área mejor acondicionada y poseer conocimiento previo del virus, el COVID-19 ha continuado sobrepasando las capacidades que poseen los centros de salud, causando problemas como las olas antiguas.

El Presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Ricard Ferrer, explica su postura acerca de la situación de las UCI

“Nuestra preocupación es tener suficientes camas UCI, ya que esto es lo que más impacta en la mortalidad”, declaró para presentar las prioridades actuales. Datos proporcionados en los últimos registros de Sanidad, demuestran que el 28,5% de las UCI de España se encuentran ocupadas debido al coronavirus.

Estas estadísticas colocan a la nación en un nivel superior al de “riesgo extremo”, el cual es conseguido al superar el 25% de ocupación. Las declaraciones son controvertidas, pero es seguro afirmar que algunas regiones han logrado contener de forma más efectiva el COVID-19, mientras que otras están en situaciones críticas, como es el caso de Murcia y Andalucía.

También la cifra global de hospitalizaciones ha presentado un aumento significativo y muy alarmante. Justo al día de Nochebuena llegaron a registrarse un total de 2.200 ingresos durante la semana, mientras que actualmente contamos con un total de 4.200.

Catalunya ha decidido tomar medidas para destinar más atención a las UCI

Ricard Ferrer, quien es el actual jefe de cuidados intensivos en el Vall d’Hebron, ha comentado que en Cataluña comenzó la toma de acciones para apoyar las UCI. Actualmente varios hospitales han decidido cancelar de forma momentánea aquellas operaciones y tratamientos menos urgentes, de modo que sea posible destinar un mayor número de profesionales de quirófano a las UCI.

El objetivo principal es reducir de forma significativa las muertes producidas en la tercera ola de COVID-19, tomando acciones sobre la distribución de personal.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!