Corinna Larsen asegura que, hacia 2016, al Rey emérito Juan Carlos I se le proporcionaban hormonas femeninas para dejarlo sin fuerzas y mantenerlo controlado. Semejante declaración forma parte de una conversación que la alemana mantuvo con el exinspector de policía José Manuel Villarejo, hoy encarcelado, según cita 'elDiario.es'.

La fuente indica que Corinna reveló que era el mismísimo entorno de Juan Carlos quien le suministraba las hormonas, sin que el Rey emérito sospechara nada y sin dar nombres en concreto. Según la revelación de la alemana, la medicación se le administraba para "anular su libido y tenerlo controlado", tal como informa la fuente.

El relato de Corinna corresponde a una charla mantenida en 2016 con el excomisario Villarejo

La conversación de Corinna con Villarejo habría tenido lugar en algún momento de 2016 en Londres, en el domicilio de la alemana. El inspector habría grabado la charla y la transcripción de la misma forma parte de un informe policial archivado junto a los materiales obtenidos cuando se investigaba a la Mujer por otras sospechas. En ese entonces, se buscaba comprobar si Corinna había contratado servicios para espiar a una antigua empleada, niñera de su hijo, que habría estado trabajando para el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) dentro de su casa.

Según Corinna, Juan Carlos I "no podía ni estar con una mujer" por acción de las hormonas

Siempre según la fuente, la transcripción de la conversación de Corinna ha sido archivada por falta de pruebas, aunque la alemana desvela en su conversación que no se trata de una teoría suya. Larsen afirma que un médico francés que examinó en su momento a Juan Carlos I fue quien halló rastros de hormonas femeninas en los análisis realizados al emérito.

Corinna agrega que se trata del mismo galeno que habría tratado al expresidente francés Jacques Chirac, lo que habla de la fiabilidad de sus conclusiones.

Las sorprendentes revelaciones de Corinna Larsen sobre la medicación que se le habría administrado a Juan Carlos I, recaen sobre los servicios secretos españoles y las maniobras supuestas que se habrían llevado a cabo para hundir su imagen.

En otro momento de la conversación Corinna afirma que, por acción de las hormonas, Juan Carlos "ni podía estar con una mujer".

Juan Carlos I tomaba somníferos en exceso desde 2011 según Larsen

Y agrega que, además, el emérito estaba consumiendo somníferos desde 2011 "en exceso" y que esto sucedía desde la operación realizada para extraerle un tumor pulmonar cuando aún estaba en ejercicio de sus funciones, previo a su abdicación en 2014. En cuanto a responsables, Corinna menciona a la familia Fanjul y al exdirector del CNI, Félix Sanz Roldán, y afirma que las maniobras habrían tenido el objetivo de terminar la relación que ella mantenía con Juan Carlos y evitar el divorcio del emérito y la Reina Sofía, evitando así más complicaciones para la Casa Real.

La transcripción de la conversación de Corinna y excomisario Villarejo ha sido entregada al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón.