Asturias podrá confinar núcleos de población si finalmente hay un rebrote de la pandemia del Coronavirus, pero no podrá cerrar sus fronteras. Una noticia que preocupa, y mucho, al presidente de la comunidad autónoma que ya ha solicitado la modificación de la actual Ley Orgánica relativa a la Salud Pública para restringir, de alguna manera, la movilidad sin tener que recurrir al Estado de Alarma.

Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias, no ha querido ocultar su gran preocupación ante la llegada, a partir de este mismo domingo, de una gran cantidad de visitantes y turistas que proceden de muchas regiones (algunas de las cuáles presentan una situación epidemiológica del coronavirus mucho más negativa que la presenta Asturias).

Las herramientas disponibles en caso de rebrote del coronavirus son insuficientes

Por otro lado, considera que las herramientas a nivel legal de las que se disponen para poder controlar el virus, una vez deje de estar en vigor el Estado de Alarma, son insuficientes en caso de que haya un aumento en el número de contagios.

El Principado podrá llevar a cabo el confinamiento de una parte de la población, de forma muy determinada, siempre con autorización, de la misma manera que lo hizo la Generalitat en el caso de Igualada antes de que se decretase el Estado de Alarma. Pero, es una medida excepcional para controlar a las personas enfermas por coronavirus o a aquellas que entraron en contacto con los infectados, y en ningún momento se podría hacer de manera generalizada, como tampoco se puede realizar restricciones en el caso de las personas que entran en Asturias desde otras comunidades autónomas.

Esto preocupa, y mucho, al Ejecutivo de Asturias.

El corredor norte se rechazó por el rebrote por coronavirus en el País Vasco

El paso a lo que se conoce como “nueva normalidad” viene acompañado de una gran cantidad de dudas. La misma incertidumbre, según ha confesado el propio Barbón, que provocó que las comunidades de la zona Norte decidieran frenar ante la idea de que se abrieran - el lunes 15 de junio - las fronteras que comparten desde Galicia y Aragón (formando una especia de corredor norte) en medio de la fase 3.

Los rebrotes por coronavirus que se han detectado a lo largo de los últimos días, por ejemplo, en el País Vasco, han hecho que los Presidentes de la comunidades autónomas implicadas decidieran echarse atrás, entre otra razones.

Asturias considera más grave el aumento en número de muertos por COVID- 19 que la situación de la economía

Aunque Galicia ya ha dejado atrás la denominada “fase 3” y ya ha entrado en la “nueva normalidad”, Cantabria aún está valorando el hecho de abrir sus fronteras, unos días antes de lo considerado inicialmente.

Asturias espera al próximo día 21 de junio, o sea, cuando deje de estar en vigor el Estado de Alarma, para poder llevar a cabo este paso. Barbón ha dejado claro que están siendo muy prudentes, ya que desde el Principado de Asturias consideran que el mayor golpe para la economía, hoy en día, sería registrar un mayor número de muertos.

En una entrevista realizada en Espejo Público, Barbón se ha lamentado del hecho de que no hay un acuerdo en el Congreso de los Diputados, que impida una prolongación del actual Estado de Alarma para controlar la movilidad de personas desde algunas áreas, como puede ser Madrid o algunas provincias de Castilla y León o Cataluña, que están en una fase menos avanzada dentro de la desescalada tras el confinamiento por el coronavirus con el objetivo de lograr la “nueva normalidad”.

Por esa razón, considera fundamental abordar una serie de modificaciones en la actual ley orgánica sobre Salud Pública, que pueda permitir adoptar esta clase de restricciones a los desplazamientos fuera del Estado de Alarma, siguiendo a la línea de lo establecido por Alberto Núñez Feijoo, presidente de Galicia.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!