El PSOE va a sepultar debajo de los papeles el conocido como “impuesto a los ricos” defendido por Pablo Iglesias en la comisión que se encarga de la reconstrucción por la crisis del coronavirus. El conocido como “impuesto a los ricos” que siempre ha defendido el líder de Podemos con un gran entusiasmo que es entendible por buena parte de los ministros que provienen del PSOE, quedará atrás en el debate que forma parte de la comisión de reconstrucción económica y social, como si fuera una simple propuesta por parte del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos, y no por ser una medida del actual Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos.

De esta manera, el PSOE ha evitado asumir esta idea como propia y ha preferido trasladarla a un foro que es mucho más amplio y, de esta manera, es mucho más sencillo que pase desapercibida.

Patxi López (PSOE) tuvo un enfrentamiento en la mesa con Enrique Santiago (Unidas Podemos)

El acuerdo al que habían llegado los socios de Gobierno era debatir un asunto tan complicado en la misma comisión a la que acudió, ayer mismo, el vicepresidente segundo, aunque las intenciones finales eran completamente diferentes. Pablo Iglesias terminó dinamitando su comparecencia al buscar, de manera más o menos clara, un enfrentamiento: primero con los miembros del Partido Popular y, después, con VOX. Durante la sesión de la tarde, Enrique Santiago, representante de Unidas Podemos y miembro de la mencionada mesa de la comisión de reconstrucción, terminó a gritos con el presidente de la susodicha mesa, Patxi López (PSOE).

Delante de sus socios de Gobierno del PSOE, Pablo Iglesias no ha comentado las medidas que defiende

Aunque lo único que quedó de la presencia de Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados fue su enfrentamiento con Iván Espinosa de los Monteros, presente en la comisión como portavoz de VOX, al que le había dicho minutos antes que si lo que queremos es ir de patriotas y no “patriotas de pulseras”, hay que mostrar la solidaridad de verdad hacia la patria y basarnos en la doctrina en materia de justicia fiscal que siguen los países nórdicos, aunque tuvo mucho cuidado de no mencionar las medidas que defienden desde su formación.

El PSOE no está muy de acuerdo con los cálculos presentados por PODEMOS sobre el 'impuesto a los ricos'

En el PSOE siguen insistiendo en la idea de que no es necesario crear nuevas figuras a nivel fiscal, aunque asumen que la actual vía de interlocución entre Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Pedro Sánchez (PSOE) se impone, en numerosas ocasiones, por encima del criterio empleado por el resto de los miembros del Gobierno.

Pero, en esta ocasión, el presidente del Gobierno fue capaz de orillar el tema a base de desplazarlo en la comisión que, teniendo en cuenta cómo ha iniciado su andadura, sería un milagro que fuera capaz de llegar a alguna clase de acuerdo antes de que llegue el mes de julio.

Según el modelo defendido por el líder de Podemos y dejando fuera de los cálculos la vivienda habitual (siempre que no supere los 400.000 euros), se empezaría a gravar los patrimonios desde un millón de euros netos: un 2% en el caso de que no superen los diez millones de euros; un 2,5% hasta la cifra de 50 millones; el 3% hasta la cifra de 100 millones y si superan esta cantidad, se gravaría en un 3,5%. De esta manera, se ha calculado que podrían recaudar un máximo de 11.000 millones de euros, o sea, un 1% del PIB, datos que han sido muy cuestionados y parecen ser de todo menos realistas.

María Jesús Montero (PSOE), actual ministra de Hacienda, siempre se ha mostrado muy reacia a la aprobación de un nuevo modelo de impuestos, tesis a la que se unió hace pocos días el propio Banco de España. Y para evitar un nuevo cisma en el seno del Gobierno se tomó la decisión de llevar este tema a una comisión cuyo resultado puede ser más que cuestionable.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!